¡Para el pueblo salud, pan y trabajo! | Sobre la crisis económica y sanitaria en México

El Covid 19 y la crisis sanitaria en México

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. El COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan, China en diciembre de 2019.

Al no haber en este momento una cura, con la interacción humana y de mercancías de manera internacional el brote se convirtió en Pandemia por su extensión a muchos países, 184 al momento según la Universidad Johns Hopkins. En el caso de Italia, España y Estados Unidos son ejemplos donde la enfermedad se propagó de manera rápida, debido a: 1.- La falta de atención adecuada institucional, 2.- La incapacidad de los sistemas de salud público para hacerse cargo de la atención necesaria, lo que puso de manifiesto a nivel internacional la poca inversión de los gobiernos para el sector salud y 3.- A no limitar la movilidad de los trabajadores para no perder ganancias con la venta de mercancías.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) afirma que un país debe tener un médico por cada 333 habitantes. En el caso de México hace unos días el Secretario de Salud Jorge Alcocer afirmó que faltan 200 mil profesionales para hacer frente a la pandemia; en el mismo tenor Gustavo Reyes Terán titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE) en conferencia de prensa afirmó que “La red de hospitales públicos de todo el país, y que incluye los de la Secretaría de Salud, IMSS, ISSSTE, Pemex, los de las secretarías de Marina y Defensa Nacional disponen de alrededor de 3 mil camas para cuidados intensivos para atender a los pacientes que se encuentren gravemente enfermos por este coronavirus”

Hasta marzo las autoridades de salud calculaban 250 mil 656 personas que podrían contagiarse y 10, 528 que requerirían de terapia intensiva con base a lo ocurrido en China, por lo que si se hicieran realidad los cálculos en México habría disponible 1.4 camas de hospital por cada mil habitantes.

Con el objetivo de lucrar con la salud, en México los gobiernos anteriores fueron desmantelando gradualmente las diferentes instituciones públicas de salud, tal es el caso que antes de la pandemia ya era común encontrar pocos medicamentos y para estudios clínicos debían realizarse en instituciones privadas si es que se requerían con urgencia. Según datos recabados por Zedryk Raziel de Animal Político, el Sistema Nacional de Información cuenta para el sector público 1,395 hospitales, 69 mil 896 médicos generales y familiares, 94 mil 603 médicos especialistas, 10 mil odontólogos y 26 mil 0

 

66 residentes; en tanto que el sector privado, es decir los negocios de la burguesía tienen 2, 863 establecimientos, 90,784 médicos: 89 846 en atención directa con el paciente y 938 en el desarrollo de otras labores; el sector privado rebasa al sector público y es claro que el acceso a instituciones privadas para los proletarios es imposible.

El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) publicó una serie de datos extraídos del Estudio Diagnóstico del Derecho a la Salud 2018 y refiere que en México, 14 mil 344 localidades tienen un acceso “muy alto” a la infraestructura de salud, mientras que 75 mil 300 localidades rurales aisladas sufren de una accesibilidad “muy baja” o nula a la salud. Siguiendo las mismas estadísticas del año 2018, la CNDH informó que 20 millones de mexicanos no tienen cobertura en salud.

Una de las respuestas del gobierno ha sido la suspensión en las unidades médicas de todas las consultas y servicios que no sean urgentes para priorizar la atención a afectados por el Covid 19, aparte de que esto deja en la indefensión a pacientes que pudieran presentar otras enfermedades graves, estás unidades no tienen médicos ni medicamentos para paliar el problema sanitario. En el peor de los casos la ciudad de México y el Estado de México registraron 67 casos de sarampión apenas el mes pasado.

El sistema de salud en Oaxaca

Meses atrás el gobierno federal presentó el Plan Nacional de Salud, en el que destaca la creación del Instituto de Salud para el Bienestar INSABI, acto seguido el 5 de enero de este año en Oaxaca se dio el despido de 305 trabajadores eventuales y de contrato de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), varios de estos trabajadores llevaban más de 10 años laborando en diferentes áreas administrativas, o en las estructuras del extinto Seguro Popular, posteriormente, el 31 de enero fueron despedidos aproximadamente 608 trabajadores más que estaban por contrato, debido a “los recortes presupuestales”. Pero la enfermedad por la que pasa el sistema de salud en nuestro estado es aún más crítica, durante los últimos 10 años, se han desviado un total de 1,400 mdp señalados por la Auditoria Superior de la Federación.

Además, existen adeudos que se han arrastrado desde los gobiernos de Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cue, por el pago de ISR, que superan los 4 mil 500 millones de pesos y los adeudos que se tiene con el ISSSTE y el FOVISSTE, que ascienden a 1,200 millones de pesos. Contrario a las deudas recordamos el lujoso Hospital “Sedna” valuado en 1, 500 mdp que construyó Ulises Ruiz Ortiz en la Ciudad de México durante su sexenio, en aquel tiempo también desapareció equipo médico con tecnología de punta de 118 millones de pesos y debía utilizarse para combatir los cánceres de mama y cérvico-uterino, principales causas de muerte femenina en Oaxaca. En el actual gobierno se han difundido contratos por 213 millones 945 mil 348 pesos, Alejandro Murat Hinojosa, benefició a la empresa Servicios de Limpieza y Mantenimiento propiedad de Pedro Haces Barba, líder

de la CATEM, contrataciones que se han realizado a través de los SSO y de manera oscura.

El gobierno del estado ha cerrado toda inversión pública con el argumento de la crisis sanitaria; se anunciaron mil 270 mdp para atender la crisis y que no nos cause sorpresa que estos fondos económicos desaparezcan como pasó cuando los sismos de septiembre del 2018, se evidencien sus fines electoreros o sean utilizados para beneficio de sectores de la burguesía afines al gobierno de Alejandro Murat.

La crisis sanitaria por el Covid 19 evidencia a su vez la grave crisis en el sistema de salud mexicano resultado de uno de los tantos males no sólo del modelo neoliberal como lo ha dicho AMLO, sino del sistema capitalista del que es inherente el lucro o ganancia de dinero con los derechos fundamentales para la vida digna del ser humano, este deterioro se ha venido denunciando varias décadas atrás por parte de la población y los trabajadores del sector salud. Falta de medicamentos e insumos, deterioro o falta de los equipos e infraestructura, por si fuera poco, hacen falta más profesionales de la salud. Paradójicamente sobre la falta de médicos existente, encontramos la elevada tasa de rechazo de aspirantes que las universidades públicas presentan en la carrera de medicina.

 

El Covid 19 evidencia la crisis económica mundial que pretenden hacer caer sobre las espaldas de los trabajadores

Desde septiembre de 2019 la crisis cíclica del capitalismo se ha ido profundizando, tras los anuncios de nulo avance económico mundial, países como Alemania, Estados Unidos, España y Rusia ya anunciaban una “recesión económica mundial” o “desaceleración económica internacional”

Desde antes de la pandemia el mundo se perfilaba hacia una crisis económica, y el Covid 19 la hizo explotar antes. La pandemia vino a justificar en diversos países medidas tales como: los despidos de trabajadores, paros patronales, reducción de salarios, la puesta en marcha de toques de queda pro fascistas, la criminalización de la protesta social y la exigencia de la burguesía de rescates financieros con dinero público.

En Estados unidos se habla de 6 millones de despidos planteando que suban a 20 millones en los próximos meses superando la depresión de 1929. Los principales monopolios han perdido del 20 al 30 por ciento de sus ganancias.  Es claro que los recursos destinados para la salud por los diversos gobiernos serán utilizados para reactivar la economía y a pesar de ello la FAO ha proyectado una hambruna mundial.

En medio de la crisis económica y sanitaria mundial los diferentes bloques económicos mantienen sus proyecciones para la repartición del mundo una vez pasada esta etapa, como ejemplo de ello la incursión militar de Estados Unidos hacia Venezuela poniéndole precio a la cabeza de Nicolás Maduro. El peligro de guerra inter imperialista para un nuevo reparto del mundo se mantiene en medio de la crisis

El capital y sus gobiernos no están en guerra contra un enemigo invisible. Han intensificado su guerra de clases, exigiendo a los trabajadores, estudiantes y al pueblo que abandonen toda lucha de clases y lucha por sus necesidades justas en un momento en que el desempleo, la falta de ingresos y las necesidades sociales crecen rápidamente. En su lugar, es hora de defender nuestros derechos y demandas y continuar la lucha por la justicia social.

Para el pueblo ¡Salud, pan y trabajo!

A la fecha en México ya hay 346 mil trabajadores despedidos con el argumento del virus, los proletarios en riesgo de morir de hambre son una realidad, una tarea inmediata es organizarnos de las formas más creativas y utilizando las experiencias de la lucha de clases para que esta crisis originada por la ambición de los diferentes grupos de imperialistas no recaiga sobre las espaldas de los trabajadores.

Por miles, obreros y campesinos se mantienen en las calles laborando bajo pésimas condiciones, hacen parir la tierra para dar alimento al mundo, mueven las máquinas para movilizar o crear mercancías. Debemos estar prestos para salir a luchar a lado de los trabajadores a profundizar la organización de todos los sectores populares víctimas de la crisis; luchar por un mejor sistema de salud y garantizar las condiciones y equipamiento necesario para los trabajadores de la salud en su labor; por el abasto alimentario popular y la creación de empleos con salarios dignos.

Llamamos a las organizaciones sociales y sindicales, al Encuentro Nacional por la Unidad de Pueblo Mexicano y todos los procesos unitarios a que jueguen un papel activo para prepararnos a enfrentar de manera unitaria estas condiciones que nos impone el capitalismo, manteniendo un análisis crítico de la realidad que se nos impone.

 

¡Salud, pan y trabajo!

¡Que la crisis la paguen los ricos!

 

¡Por la unidad de la juventud proletaria rumbo al socialismo!

¡Por un sindicalismo de clase y una educación comprometida con los intereses de los explotados!

¡Unidad de todo el pueblo por la emancipación proletaria!

¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

Unión de la Juventud Revolucionaria de México

Unión de Trabajadores de la Educación

Frente Popular Revolucionario

Partido Comunista de México (marxista- leninista)

 

Oaxaca, Ciudad de la Resistencia 8 de abril de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *