Breves internacionales | Nuevo gobierno en Bolivia, El huracán Eta en Guatemala y el avance del Covid 19 en el mundo

BOLIVIA

     El Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) encabezado por el nuevo presidente de Bolivia Luis Arce ha detenido a un general militar y a otros miembros que participaron en las masacres contra la población que protestó contra el golpe a Evo Morales, el pasado 2019. Lo que creó molestias en la cúpula militar quienes declararon que: “…fue desconcertante. Nosotros estamos cumpliendo órdenes de resguardar y proteger constantemente el bien común …”. Al mismo tiempo relevó mandos castrenses y se “recomendó un juicio de responsabilidades contra la expresidenta transitoria Jeanine Añez”. Sin duda esto tensiona las relaciones entre el gobierno y la cúpula militar, tradicionalmente controlada por Estados Unidos, quienes no renuncian a sus objetivos fascistoides ante estas acciones del gobierno y seguirán creando un nuevo escenario para acumular fuerza y esperar el momento oportuno del manotazo fascista.

     Luis Arce llamó a los militares a: “Nunca más debe dar la espalda al pueblo boliviano porque a ellos nos debemos”. Pero este llamado ¿lo cumplirán los militares? A menos que los imperialistas chinos les hagan un fuerte contrapeso o que a las masas trabajadoras bolivianas, el MAS, las guíe en la lucha para contener a los militares reaccionarios. Eso adelantamos no sucederá, la historia en ese sentido ha dado claros ejemplos, y la misma Bolivia lo vivió. Las masas no deben confiarse en esos llamados y más bien confiar en su propia fuerza para cerrarle el paso a los fascistas y sus conciliadores.

 

GUATEMALA

     El pasó de los huracanes Eta y Lota durante noviembre afectaron a más de 935 mil personas que sufrieron inundaciones, deslizamientos de tierra y fuertes vientos, lo que agrava la crisis económica y la pandemia, aumentará más la pobreza en que viven la mayoría del pueblo guatemalteco. Según datos oficiales el PIB de la economía guatemalteca cayó 3% durante el primer trimestre y cerrará el año con un descenso entre el -2% y el -3%. Las afectaciones por los huracanes han hecho prorrogar la emergencia en el país. La situación económica en Guat

emala se muestra complicada y su gobierno en turno junto con la burguesía guatemalteca serán incapaces de resolverla y lo que harán es descargarla contra los trabajadores para salvar sus capitales. Guatemala será otro débil eslabón de los frágiles eslabones de la economía capitalista de la región y del mundo, que sin duda ayudará a colapsarlo más, con la lucha de las masas. 

 

REBROTE DEL COVID-19

     Según la Academia de Ciencias de EE.UU., que es controlada por los monopolios de la industria de los alimentos, la farmacéutica, militar y otros, que los que provocan más del 50% de los contagios son los que han llamado contagiadores silenciosos, compuesto por asintomáticos y pre sintomáticos (“tienen el virus, pero no lo han desarrollado”). Y sostienen que en esas condiciones es importante “no confiar en absolutamente nadie” porque son peligrosos. Que la única forma de saber esas condiciones es generalizar las pruebas para detectarlos y “salvar la vida de los demás de tu alrededor”. Según uno de sus expertos un “pulmonologo”, es importante que la gente “entienda” para no tener que combatir el virus y la “estupidez”. 

     De su “experiencia clínica” del especialista de la United Memorial American Medical Center of Huston, la segunda ola de contagios está siendo más grave que la primera y -porque pueden haber segundos contagios- que los principales infectados fueron en un primer momento los afrodescendientes, en seguida los latinos, al final los blancos, pero en el rebrote se ha invertido el orden, primero son los latinos, después los afro y solo en un 10% los blancos. 

     De esta información oficial proveniente de EE.UU., de la que dependen científicamente las instituciones públicas de los países dependientes, se deriva seguir manteniendo las “medidas sanitarias”: del uso de la mascarilla, la sana distancia, el confinamiento y la vacuna, como solución al Covid-19 y no toman –no lo harán- medidas para mejorar la alimentación (desaparecer los productos “chatarra”), mejorar y ampliar los sistemas de salud, mejorar el medio ambiente, mejorar las condiciones de trabajo, desarrollar la solidaridad. Por el contrario, refuerzan sus medidas anticrisis de manera fascistoide con los toques de queda, prohibiciones, cárcel, multas, y otras, para controlar a la población no para sanarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *