Reciclaje y oportunismo, el proceso electoral en Baja California

En Baja California como en los otros estados donde habrá elecciones en el país, las alianzas electoreras están a la orden del día. Ya con el reciclaje de políticos de la “Mafia del poder” integrándose al apoyo a la campaña de Claudia Sheinbaum, se perfilaba el tipo de acuerdos que el partido del gobierno iba a continuar en el proceso electoral.

En el estado se concretó la alianza estatal de Morena con el Partido Verde, el PES y Fuerza por México. Con la todavía bastante fuerte influencia de Morena en el estado, llama la atención la cesión de posiciones que hacen a sus aliados.

El PVEM se está convirtiendo en la cueva de resguardo de los panistas que van renunciando para declararse independientes y luego anotarse en el Verde, con la sesión del municipio más importante (Tijuana) a ese partido, el retorno de los panistas por esa vía es lo que sigue; el PES, patrimonio en el estado de la familia Hank Rhon, ganó hace un par de semanas una disputa en tribunales que sentenció a entregarles más de 88 millones de pesos para sus actividades el siguiente año, más que cualquier otro partido en el estado. De Fuerza por México, ya se incluían como satélites de Morena con la alianza de la gobernadora con el capo Pedro Haces, entregándoles la Secretaría del Trabajo estatal y otras posiciones.

En el caso de la alianza de la oposición electoral “Fuerza y Corazón por Baja California” se integra solo con el PRI y el PAN, el PRD decidió unas horas antes no integrarse en el regateo donde no obtuvo
las posiciones que demandaba.

Quien pudiera capitalizar la oposición estatal es el Partido del Trabajo, porque no va en alianza estatal y mucha inconformidad lo ubica como referente con el senador (y ex gobernador) Jaime Bonilla encabezando las denuncias abiertas contra el morenismo panista que gobierna la entidad. Efectivamente esto no es mucho, pero la realidad es que con un medio de comunicación con amplia proyección estatal con el que cuenta, y retomando todas las demandas y denuncias populares contra el gobierno estatal, el PT será algo así como la oposición a Morena desde la 4T.

A la expectativa queda Movimiento Ciudadano, que después de quedarse sin precandidato presidencial, seguramente negociará, a su estilo, posiciones de las fracciones que regentean este partido.
No quedó nada en esta elección para los esfuerzos independientes, con el control del gobierno estatal del Instituto Estatal Electoral, la defensa del Partido Somos Independientes sigue en litigio en tribunales.

A contrapelo del electorerismo, el movimiento obrero y popular va dando señales de vida con paros de jornaleros, movilizaciones de maestros, resistencia del movimiento urbano popular, de trabajadores y otros pequeños focos que van incubando próximas irrupciones de lucha callejera.

Comparte en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *