Baja California: entre oligarcas que salen y entran del gobierno

En Baja California el nuevo gobierno estatal prepara su entrada, hasta ahora parece que hay oposición real de Morena frente al saliente PAN, pero es de forma, ajustes de cuentas entre grupos oligárquicos. Por un lado, el sector del PAN que pierde el control, privilegios y ganancias particulares; por otro lado, PRI-Morena que se desespera por ejercer el control y desarrollar sus propios negocios. De fondo hay acuerdo en sacar adelante los megaproyectos y manejo electorero de recortes al gasto social, particularmente en educación.

En otra ruta, se insiste en alargar el periodo del gobierno recién electo de 2 años a 6. Esta medida tiene posibilidades de concretarse, toda vez que se deja la decisión en manos de la legislatura saliente, y como ya se había filtrado, hay ofrecimientos millonarios de parte del próximo gobernador Bonilla para que le aprueben el incremento del periodo.

En este contexto, a pesar de la descomposición de régimen, el apoyo popular al gobierno obradorista se mantiene. Es cierto que evidencia cada vez más su verdadero carácter, pero con maniobras como la del 8 de junio en Tijuana, donde se presenta como un prócer del nacionalismo -a pesar de los evidentes resultados de subordinación al imperialismo-, se sostiene el respaldo social a su gobierno.

Jaime Martínez Veloz y AMLO
Foto Especial

Para los comunistas, independientemente del apoyo popular, es preciso mantener la delación sobre el verdadero fondo de sus políticas, que por ahora tienen su evidencia más clara a partir de los personeros del PRI que ejecutarán sus maniobras. Es necesario también continuar con la resistencia a los megaproyectos que se siguen fraguando, como la construcción de las plantas desaladoras y la cervecera Constellation Brands; también ahora haciendo frente a los recortes presupuestales en salud y educación, especialmente contra los despidos.

En el nivel de la oposición partidista, la barrera más importante es la mantenida por Martínez Veloz, quien tiene sendos expedientes contra la ilegalidad de la nueva gubernatura a partir de la nacionalidad y residencia extranjera de Bonilla, con la advertencia de que el respaldo del PRD a Veloz no deja de ser oportunista y en búsqueda de prebendas de Partido.

Nos toca a los revolucionarios continuar organizando la resistencia y la pelea, aún en minoría, porque más temprano que tarde la inconformidad social se desbordará y habrá que hacerle frente retomando la experiencia del periodo anterior contra los gasolinazos y la privatización del agua.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *