Continúan movilizaciones por demandas educativas en Oaxaca

En Oaxaca, a casi dos meses de cumplirse la fecha límite para la armonización de la Ley Estatal de Educación con la Reforma Educativa AMLOPeñista, sostenemos, que dicha reforma, publicada en el Diario Oficial de la Federación del 16 de mayo de 2019, es una herramienta para desmantelar la Educación Pública y los derechos de los trabajadores de la educación. Sin embargo, parece que la dirección política de la Sección XXII tiene una valoración distinta, y, por tanto, en los meses posteriores a su publicación al día de hoy, en la vía de los hechos han sido voceros de la 4T convenciendo a los maestros y al resto del movimiento social de las bondades de la reforma educativa actual y de los “avances” que ha traído para el magisterio nacional la interlocución con el Presidente de la República. Pero es importante que el pueblo de Oaxaca sepa que a más de un año de iniciadas dichas platicas, a cuenta gotas se ha avanzado en algunos temas, qué por haber sido promesas de campaña -como el asunto de la reinstalación de los cesado de la reforma anterior- vienen avanzando con mucha lentitud. Resultado de que no se resuelven los temas pendientes, hemos visto movilizaciones desorganizadas de los distintos niveles educativos; movilizaciones de padres de familia y autoridades exigiendo personal docente para sus comunidades y/o infraestructura para sus escuelas.

Los anteriores ejemplos son muestra de que la reforma educativa de la 4T, solo es una simulación que mantiene el continuismo neoliberal, y, si los padres de familia, autoridades, maestros y el movimiento popular organizado no recupera su organización y lucha en las calles, veremos pasar el sexenio sin que las demandas educativas sean resueltas.

La Sección XXII, sus bases, tienen la alta responsabilidad de sacudirse de los elementos oportunistas que defienden ciega y convenientemente a la 4T, recuperar su condición de contingente combativo y en las calles seguir enarbolando la defensa de la Educación Pública; el territorio, los recursos naturales, el derecho de los pueblos originarios, la lucha antiminera y el conjunto de demandas del movimiento organizado en el estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *