¡CNTE, 44 años de lucha!

Al cumplir sus primeros 44 años de edad, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) está de fiesta.

Al escribir estas líneas en su honor (martes 5 de diciembre), miles de maestros de educación básica de la CDMX recorren las calles para protestar por las condiciones desfavorables en que realizan su trabajo en las aulas, debido a la política laboral y salarial que nos impone el régimen demagógico del gobierno de la Cuarta Transformación.

Y está de fiesta porque cuando los maestros de la CDMX se movilizan, el gobierno y los charros del SNTE -los nuevos soldados del régimen- tiemblan.

El pliego petitorio que levantan los maestros del centro del país, es el mismo que levanta la CNTE en todo el territorio nacional desde hace varios años. Son demandas que el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a cumplir durante su campaña electoral, pero que, al llegar a la silla presidencial, se fue olvidando de ellas poco a poco, hasta romper el diálogo con la CNTE en diciembre del año 2019. La razón es porque al señor presidente hoy ya no le agradan las protestas callejeras, las marchas y los plantones históricos de los maestros, las mismas protestas que él dijo apoyaba y que bautizó con la frase “los únicos que resistieron el vendaval neoliberal”.

Al presidente y a su gobierno desmemoriado se les olvida, que no estarían donde están sin la lucha de miles y miles de trabajadores del país -incluida la CNTE- que han dado la batalla contra todo tipo de régimen opresor y que fueron formando los arroyuelos que se convirtieron en torrente en el año 2018 y que los llevó al poder. Por eso, con justa razón, los maestros de la Coordinadora han creado una nueva consigna que no le agrada al presidente ni a sus gobernadores: “gobierne quien gobierne, los derechos se defienden”.

¿Qué demandas  defienden los maestros de la CNTE?

– Aumento salarial emergente del 100 por ciento que restituya la pérdida del poder adquisitivo del salario magisterial durante el sexenio obradorista.

– Abrogación de la Ley del SICAMM y establecimiento de un sistema de movilidad, respeto a los derechos conquistados y un verdadero reconocimiento a los docentes.

– Abrogación de la Ley del ISSSTE del año 2007 que impuso las cuentas individuales (AFORES), restitución del derecho a la jubilación, cancelación de la UMA en el pago de las pensiones y rescate de la Seguridad Social.

– Atención a las escuelas y servicios con falta de personal docente, directivo, especialistas y de apoyo.

– Reincorporación al servicio y pago de salarios de todos los maestros cesados por la reforma educativa de Peña Nieto.

– Castigo a los responsables materiales e intelectuales de los actos de represión que se vivieron durante la imposición de la reforma educativa de Peña Nieto.

– Castigo a los responsables de la masacre de Nochixtlán, Oax.

Por eso se ofenden los gobernantes de la Cuarta Transformación. ¿Cómo es posible -dicen- que no entienda la CNTE que todo ya cambió en el país? ¿Cómo es posible que nos sigan llamando gobernantes de la continuidad neoliberal? La CNTE sostiene que el poder cambió de rostro, pero que siguen aplicándose las mismas prácticas,  con un lenguaje pseudodemocratico, pero las mismas prácticas. La CNTE afirma que vivimos un gobierno de continuidad neoliberal en el país, porque los cimientos del neoliberalismo no se han tocado en lo más mínimo, y la estructura económica y política del mismo no desaparece por decreto, o porque así lo decida el señor presidente. El Arca neoliberal de la Cuarta Transformación va viento en popa, y peor aún, ingresando en su vientre alimañas de todo tipo. Lo que cuenta, para ellos, hoy en día son los votos y reafirmar el poder a toda costa.

La CNTE ha iniciado en diciembre sus festejos del 44 aniversario como sabe hacerlo; a la CNTE le hace lo que el viento a Juárez los llamados a misa y a la desmovilización de sus contingentes a cambio de más promesas, dádivas y huesos en el próximo circo electoral. La CNTE, como todo el movimiento popular y sindical del país, va retomando su rumbo, porque la CNTE es símbolo de lucha de clases, es referente de unidad para el combate, frente a quien sea, para mejorar nuestras condiciones de vida y de trabajo. La CNTE es, y será siempre, un dolor de cabeza para los dueños del país y la nueva clase política que nos sojuzga. Nos vemos el 15 de diciembre en la CDMX en la marcha nacional de aniversario. ¡Vivan los primeros 44 años de la CNTE!.

 

Tomado del Educación Popular #3, Segunda Época, órgano informativo y de educación política de la UTE-FPR.

Comparte en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *