El COVID-19, la falta y violación de derechos laborales para la juventud

La crisis azotará inevitablemente a los trabajadores, qué tan profunda será, es la cuestión.

La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe, prevé que los efectos de la nueva crisis sean incluso más devastadores que la pasada crisis del 2008, que podría conducir a un aumento de la tasa de desempleo prevista hasta un 10% más y que aumente la pobreza de los 185 millones actuales a unos 220 millones en América Latina. La juventud afronta de por si un elevado índice de desempleo y subempleo, y son más vulnerables frente a una disminución de la demanda de mano de obra, como se constató a raíz de la última crisis.

De acuerdo con el Observatorio Laboral 2019, (OLA), el comercio es el sector que concentra actualmente el mayor número de personas ocupadas y es uno de los sectores que emplean el mayor porcentaje de jóvenes entre 16 y 24 años, 40%. Muchos de ellos trabajan bajo el esquema de outsourcing.

La reforma laboral del 2012 beneficio a empresas como Alesa, la cual en dicho momento se posicionó, a través de la adquisición de franquicias, como la mayor restaurantera de la región. La gran concesionaria de más de 4,300 restaurantes y patrón de más de 30 mil trabajadoras y trabajadores tan sólo en México, anuncia que les “ha invitado” a tomar una ausencia laboral por 30 días sin goce de sueldo. Mientras la juventud se queda sin goce de sueldo, la burguesía se pensará justificar porque sus acciones en la bolsa están decreciendo, todos sus restaurantes valen 1,13% menos que ayer.

De fondo lo que busca Alesa, como cualquier empresa capitalista, es mantener sus ganancias, incluso aumentarlas. La inflación se va a disparar, en beneficio de las mercancías contrayendo más el salario, donde se afectará al trabajador, pero el capitalista se beneficiará, buscando llevarse su tajada de ganancia. Ante la crisis hay un proceso de rapiña de los patrones contra los proletarios por aumentar la explotación, donde las pérdidas y los costos serán cargados a la existencia y bolsillos de los trabajadores.

Es tiempo de demandar al gobierno de la “Cuarta Transformación” que las becas cuyos fondos se obtienen de los impuestos del pueblo trabajador para las capacitaciones del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, provengan del bolsillo de los empresarios, en forma de salarios, es tiempo de garantizar el derecho a la contratación colectiva de trabajo con pleno goce de derechos labores para avanzar en resolver la crisis de desempleo de la juventud preparada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *