Por estos días | La semaforización en la CDMX a voluntad de los capitalistas para mantener sus ganancias.


En México tenemos, según las fuentes del Doctor Hugo López Gatell, 262 mil contagios por Covid- 19 y como parte de este acumulado de infecciones en la Ciudad de México tenemos 57, 891; a nivel nacional 31, 119 muertes y en particular en la CDMX, 5, 752 muertes hasta el 6 de julio. Llevamos 3 meses de confinamiento y pese a ello está muy claro que la situación, al menos en lo que queda del año, no va a cambiar; por el contrario las cifras seguirán creciendo y el pico de la pandemia no fue el 15 de junio como lo tenían pronosticado, este aun no alcanza su algidez de contagios en el país y en la CDMX. Ahora, conocemos lo que implican los semáforos y que según ya más de la mitad de los 32 estados del país se encuentran en naranja y se tiene la perspectiva de avanzar hacia al semáforo verde. Los semáforos responden a la presión de los patrones al gobierno para no perder ganancias, a costa de la salud de los trabajadores.
Con los datos anteriores, la tarea es ubicar las vicisitudes del Coronavirus en la CDMX.
En primer lugar, la Jefa de Gobierno Claudia Sheimbaun no cuenta con un plan de reactivación económica que garantice la estabilidad económica de los trabajadores de la CDMX , de los pequeños comerciantes, esto evidentemente ha provocado que de manera irresponsable, permita la apertura de tianguis y movilidad a gran escala de población flotante que entra y sale de la Capital, con lo que los contagios se han incrementado; no se ha tenido la capacidad de controlar a la masa que salió a la calle ante la “Nueva Normalidad”, por ejemplo en Tepito, la Lagunilla, el Centro Histórico); no se tiene un control efectivo del número de negocios abiertos y de las personas circulando. Esta situación ha tensando mucho el ambiente social, al grado de que la entrada al primer cuadro del Centro Histórico tiene que ser por apellido y se avanza hacia un proceso de imponer las medidas mediante la intervención de las fuerzas policiacas.
Efectivamente, los capitalinos no quieren salir a la calle por gusto, por el contrario, hay una necesidad económica, de trabajar para poder comer. La Jefa de Gobierno debe valorar la ruta de activación económica y en ella necesariamente debe incluirse la condonación de pagos de servicios básicos como agua, luz, predial, teléfono, condonación que debe hacerse en lo que resta del año, activar un apoyo de becas al sector estudiantil, como desayunos escolares, útiles escolares mínimos, descuentos en el pasaje del transporte público, congelamiento y apoyo a pago de renta de habitación y una campaña intensa del cambio régimen alimenticio y de promoción de deporte. Imponerles a los capitales que se han ido apropiando de Centro Histórico que paguen más impuestos y garantice no despedir a sus y trabajadores, salarios al 100% y los pagos como patrones al seguro social para fortalecer la salud pública. La solución está en estabilizar la economía de los sectores más vulnerables y no en medidas fascistoides de terror y control de las amplias masas populares.
Mantener una tendencia de lucha callejera por mejores condiciones de vida, salud, pan y trabajo, es nuestra tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *