Por estos días | 2021. Crisis Económica, Pandemia y la urgencia de una nueva época de revoluciones proletarias

¡2021, ha llegado! La crisis y la pandemia siguen siendo protagonistas desde el primer minuto de este año. La crisis económica, reconocida y declarada por todas las instituciones de la actual sociedad humana, es inconmensurable. En menos de 10 meses hemos asistido a una devastadora destrucción de las fuerzas productivas, traduciéndose en millones de empleos perdidos alrededor de todo el mundo, millones de familias han entrado en el umbral de la pobreza extrema, la miseria y hambruna amenaza a vastos territorios del planeta. 

     La crisis está exacerbando todas las contradicciones de la sociedad capitalista, lo que evidencia aún más la decadencia y la putrefacción de este modo de producción. Cada intento que hace por remediar su declive (vacuna anticovid-19, rescates financieros, reset en la deuda pública, reset en la deuda pública, forcejeo por reordenar todas las instituciones derivadas de los acuerdos de Bretton Woods, etc…), son inútiles pues cada burgués, cada bloque capitalista-imprialista, busca solo salvar su pellejo a costilla de los otros y todos juntos a costilas de proletariado y los pueblos.     La pandemia del Covid-19 ha hecho otro tanto para profundizar la crisis, ha dejado a su paso casi 1,8 millones de muertes en el mundo (más de 120 mil en México), el sistema de salud devastado, una verdadera crisis humanitaria, que el modo de producción capitalista ya está lejos de poder solucionar con tan sólo una vacuna. Más bien se está llevando a cabo una carrera por las ganancias entorno a ella. Mientras tanto, una nueva cepa del coronavirus, invade el mundo, contribuyendo a la profundización de la crisis y la especulación, y nuevos negocios para la oligarquía. Dejando entre ver las verdaderas intenciones y consecuencias de la pandemia. 

     De ello se deriva, la necesidad urgente de esa vacuna del tamaño del sol, como dijera el poeta Roque Dalton, hablamos de la revolución proletaria, única forma de destruir desde sus cimientos la explotación del hombre por el hombre, para erigir la sociedad socialista, y nuestra perspectiva comunista, hacia la recuperación de la naturaleza humana, hacia su efectivo reencuentro con la naturaleza. 

 

     Así están las cosas por estos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *