Crisis en América Latina

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó que la población joven a nivel mundial y en particular la de América Latina, está sufriendo los estragos del Covid-19, sin mencionar que la verdadera causa de estas consecuencias es la crisis económica, que por supuesto es agravada por dicha enfermedad. Sin embargo las personas adultas no están exentas de la misma situación, que hasta se homologan en la problemática: desempleo, baja de salarios, difícil acceso al mercado laboral, encarecimiento de los servicios básicos y crecimiento de la pobreza.

Señala que en América Latina se han perdido 17 millones de empleos: Perú en un 70%, Colombia un 30% y México un 12%. Que a nivel mundial 2 de cada 5 jóvenes vieron reducido sus ingresos y más del 20% fueron afectados en el acceso a una vivienda. Que están siendo afectadas las condiciones profesionales de la actividad laboral a largo plazo, más cuando esta, está marcada por la crisis económica.

El BID, invirtió en 26 países de América Latina para la crisis económica y la pandemia del coronavirus, con 21, mil 600 millones de dólares, sobre la base de ser América Latina la región “más afectada del mundo”, -que incluyó un aumento del 11% más de monto anterior, que son “prestamos con garantía soberana”-, esto para el sector público y para el privado 90 mil millones de dólares.

Los prestamos según el BID, fueron para: “satisfacer las necesidades inmediatas de la salud pública, garantías para las poblaciones vulnerables, productividad económica y empleo, y medidas fiscales para ayudar a mitigar los impactos económicos”. Para los capitalistas estos crueles escenarios de crisis económica y de salud, -que no solo destruyen la humanidad, sino también la naturaleza- son oportunidades para capitalizar “ y agregamos tratar de perpetuar la explotación asalariada, sin embargo también son perspectivas de transformación revolucionaria de las los esclavos modernos que se presentan para sacudirse del pesado fardo de ese oprobioso sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *