El caso de Cienfuegos marca de fondo al régimen de AMLO

El día 14 de enero por la tarde se dio a conocer a través de diversos medios de comunicación que la Fiscalía General de la República encabezada por Alejandro Gertz Manero exoneró de cualquier delito al ex Secretario de la Defensa Nacional Salvador Cienfuegos Zepeda al no encontrar pruebas de sus nexos con la delincuencia organizada 

     Al día siguiente durante la conferencia matutina, López Obrador defendió a Cienfuegos, puso en duda la investigación de la DEA, la agencia antidrogas de EE.UU., que lo había detenido en Los Ángeles, EEUU; y luego regresado a México a petición de la presidencia.

     El caso de Cienfuegos marca de fondo al régimen de Andrés Manuel López Obrador sobre todo cuando su régimen se ha valido de un discurso anti corrupción y también de “no mentir, no robar y no traicionar”.

     A pesar de las rebatingas electorales en Estados Unidos -como uno de los motivos para la captura de Cienfuegos- evidenció el grado de putrefacción de la cúpula militar en México.

     Su liberación es la muestra de cuanta fuerza ha adquirido esa cúpula militar en lo económico y político, misma que se ha fusionado con un sector de la burguesía gobernante. Mientras por un lado se anuncia la batalla contra las empresas que tienen contratos exorbitantes de 8 construcciones carcelarias durante el Gobierno de Felipe Calderón por otro lado se libera a Cienfuegos; estos dos hechos muestran las contradicciones entre diferentes grupos de burgueses que están lejos de velar por los intereses populares. 

     La cúpula militar que dirigió Cienfuegos es la misma que tuvo un papel de primer orden en la desaparición de los 43 normalistas, la misma que hoy tiene un incremento en su presupuesto, está al frente de los megaproyectos y ahora puestos administrativos de control estratégicos, terrestres, marinos y aéreos.

     Lo que la burguesía más reaccionaria en el país anheló por años, ahora con el régimen de AMLO es una realidad. Tiempos oscuros se acercan, no bajar las banderas de lucha, asumir una actitud crítica ante el régimen y mantenerse organizado son tareas actuales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *