Breves internacionales | La situación en Haití, Chile e Irán

HAITÍ

Sigue el respaldo de Estados Unidos al presidente de Haití Jovenel Moise, mismo que está echando a andar un referéndum, como maniobra para asegurarse un año más en el cargo. Esta medida, sin embargo, es también rechazada por el pueblo haitiano y sus oponentes oficiales quienes siguen tomando las calles para rechazar tal referéndum y apresurar su salida del gobierno.

El país tiene una población de más de 11 millones de personas, 70% de desempleo. 74. 6% vive por debajo del umbral de la pobreza y el 54% en pobreza extrema. Una parte de los recursos naturales devastados por los capitales extranjeros y nacionales son los bosques, gran parte de la población sigue viviendo los estragos del terremoto del 2010. Haití importa el 50% de sus mercancías (productos básicos, entre ellos el arroz) de Estados Unidos, el 30% (productos industriales alimentarios y agroindustriales) de República Dominicana y el 10% de la Unión Europea. Exportan el 90% de sus textiles a EE.UU. Los capitales chinos y rusos siguen fluyendo en Haití, aunque aún no rebasan las inversiones estadounidenses.

CHILE

Con el pretexto de la pandemia del Covid-19, donde según han crecido los contagios y “enfermos activos”, el gobierno de Sebastián Piñera heredero de la dictadura militar y presidente de ese país por segunda vez, ha pospuesto las elecciones para elegir a los integrantes de la convención que redactará la nueva Constitución del país, para el 15 y 16 de mayo, cuando esta había sido acordada para el 10 y 11 de abril.

Sin duda la famosa pandemia ha sido una buena herramienta de desmovilización también en Chile, pues ha dado respiro importante por más de dos años al régimen antipopular neoliberal-profascista de Piñera, que desde finales del 2019 estuvo a punto de ser tirado del gobierno, que derivó en una exigencia por una nueva Constitución Política  al servicio de las masas trabajadoras chilenas y no de su rancia oligarquía financiera que se ha amparado en la Constitución fascista que impuso el golpe militar desde 1973, con la caída de Salvador Allende. Sin embargo, pese a las medidas de control “sanitario”, aunque disminuidas, las movilizaciones de protesta continúan, sin dejar también de ser reprimidas.

IRÁN

Recientemente el régimen iraní firmó con China acuerdos económicos y políticos de inversión con ese país por 25 años, lo que significa un duro golpe a los estadounidenses quienes siguen perdiendo mercado en la región. Esos acuerdos van rompiendo el bloqueo de EE.UU., sobre Irán, cerrándole el paso en la región y afianzan su alianza con China para también hacerle frente a Israel, peón de EE.UU. Con Rusia, Irán había llegado a acuerdos –sobre energía nuclear- de 10 años, que se ampliaron a 20, pero estos con China han sido los de mayor extensión. Las intenciones de los acuerdos se han expresado, también, en el desplazamiento del dólar estadounidense, medidas que ya han ido operando en la región de manera gradual. A la oligarquía financiera iraní esta alianza le ayudará a fortalecer y hacer crecer su influencia en la región que por esa razón confronta con los países árabes aliados de EE.UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *