Ecuador y la lucha popular

El próximo 11 de abril se llevará a cabo la segunda vuelta de votaciones en Ecuador. Dos candidatos de la burguesía disputarán la Presidencia de la República: Andrés Arauz y Guillermo Laso, ambos marcados por la denuncia del movimiento indígena y popular del país, como resultantes de una primera vuelta fraudulenta, impuestos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador, institución que ejecutó el fraude, para quitar de la contienda al candidato popular Yaku Pérez.

En estas condiciones, las diversas organizaciones, sindicales, populares e indígenas de ese país abanderados por Unidad Popular y Pachakutik, después de la primera vuelta, se movilizaron para defender la voluntad del pueblo.  Solicitaron el recuento de los votos para demostrar que Yaku Pérez debía pasar a Segunda Vuelta, lo cual fue negado por el CNE, consumando así el fraude.

Ante este inaceptable hecho el movimiento indígena y popular, con sus respectivos instrumentos electorales (Pachakutik y Unidad Popular) están promoviendo fuertemente el voto nulo. Reafirmando la necesidad de la lucha callejera cómo único camino y forma de lucha para levantar sus demandas y denunciar enérgicamente al régimen actual de Lenin Moreno, colocando en primer lugar las demandas y aspiraciones de los obreros, campesinos pobres y demás sectores populares a los que pertenecen.

Con Yaku Pérez fuera de la contienda electoral queda claro, que el destino de Ecuador, al menos a corto plazo, está decidido. Será gobernado por cualquiera de las fracciones de la burguesía ecuatoriana. En el próximo gobierno, estarán ausentes los intereses de las mayorías proletarias y populares; por ello es muy importante que desde ahora eso se deje claro en los planteamientos de quienes convocan al voto nulo para el próximo 11 de abril.

Estas definiciones de las organizaciones del pueblo ecuatoriano, provocarán la disminución de los votos de los candidatos que contenderán en la segunda vuelta, y quien gane llegará sumamente debilitado y deslegitimado. Por el contrario, el movimiento indígena y popular, recuperará una evidente fuerza política y protagonismo en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *