Por estos días | Entre crisis y pandemia, ordenemos las tareas en la lucha de clases

La Caravana del Sur, protagonizada por el movimiento Magisterial-Popular, con la Sección VII-CNTE-SNTE al frente, no solo empuja al conjunto de la CNTE a recuperar la lucha callejera, si no que en esta perspectiva sintetiza y nos convoca, al conjunto del movimiento obrero y popular y a los pueblos de México, a ordenar nuestra lucha de clases para confrontar, de manera ordenada y planificada, la economía política capitalista-imperialista-neoliberal gestionada por la 4T, que pretende salvar su modo de producción, explotación y opresión, y para ello seguir descargando todo el peso de la crisis y la pandemia, sobre nuestras espaldas.

     Los forcejeos –estridentes, de comedias y anécdotas- entre las diversas fracciones burguesas en los medios de comunicación, la FGR, la Unidad de Inteligencia Financiera, el Poder Judicial de la Federación, el Congreso de la Unión, o en los órganos y tribunales electorales, por ejemplo; son señales, de los mínimos y máximos de los que cada fracción va a moverse hacia un acuerdo de toda la clase burguesa para arribar hacia todas las contradicciones “solucionadas”, de cara al proceso electoral 2021, el T-MEC y los acuerdos interimperialistas en curso a pactarse a finales de mayo de este año por el Foro Económico Mundial.

     A estas contradicciones materiales obedece la composición del actual sistema de partidos electoreros y especialmente, la configuración de las listas de candidatos que se proyectan por cada partido y coalición, a los diversos cargos. 

     Así que la reaparición de personajes como Diego Fernández de Ceballos, Santiago Creel, Felipe Calderón y similares en el PRI, PRD, MORENA y los demás, no tiene como objetivo poner a sus “mejores piezas”, para defender los intereses de los trabajadores, las masas populares, los pueblos o la nación, sino para solucionar las contradicciones en favor de los intereses de su clase y de todo el modo de producción capitalista-imperialista, bajo la égida de la llamada 4T. Pues así lo han venido haciendo frente a la cuestión educativa, los nuevos megaproyectos de muerte, la política salarial, el outsourcing, la seguridad social, el pago de impuestos, en el caso del escándalo Odebrech, la “Reforma Eléctrica” y la continuidad de todas las contrarreformas neoliberales de Salinas a Peña Nieto.

     De nuestra parte, el ejemplo de La Caravana del Sur y sus antecedentes entre otros sectores populares, debemos proyectarlos para consolidar el proceso de frente único de todo el pueblo por la revolución proletaria, en forma de Asamblea Nacional del Proletariado y los Pueblos de México, en su doble carácter: como órgano de insurrección contra el régimen de la oligarquía financiera y como poder soviético de las amplias masas obreras, campesinas, indígenas, magisteriales, de jóvenes, de mujeres. Que los 150 años de La Comuna de París, el 10 de Abril y el 1· de Mayo sean abono en esta perspectiva.

 

     Así está la lucha de clases por estos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *