Los engaños de la política de la 4T en el campo oaxaqueño

El estado de Oaxaca es uno de los más marginados, presenta 43.1% de población en pobreza moderada y 23.3% en condiciones extremas. En este estado la seguridad social es una carencia que alcanza 76.2 puntos porcentuales; los servicios básicos de vivienda, 58.3; el rezago en alimentación, 27.9, y el educativo es de 27.1. 

     La 4T de AMLO, se disfraza con el lema “Primero los pobres” pero en la primera oportunidad traiciona al pueblo trabajador para beneficiar a los grandes empresarios. Los ejemplos pueden ser varios y en particular en el caso de los campesinos en Oaxaca, podemos mencionar:

     En el proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) las promesas de volver socios a los ejidatarios y a los dueños de las tierras en las cuales se desarrollan estos proyectos del CIIT (a modo que las tierras puedan ser rentadas) se han desvanecido, ahora AMLO solicita que los productores simple y llanamente vendan sus tierras, esto para el establecimiento de 10 parques industriales que sin un estudio de impacto ambiental suficiente se han comenzado a desarrollar.

     Los nuevos programas de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, como Crédito Ganadero a la Palabra, funcionó como un negocio para los grandes ganaderos en donde el programa en 2018 tuvo que dispersar apoyos por 450 millones de pesos, pero por diversas irregularidades, sólo se ejercieron 15 millones de pesos, en donde los ganaderos vendían becerros y vacas en mal estado o enfermas. Todo lo anterior llevó al fracaso a este programa, en 2021 quedó cancelado.

     La falta de justicia, a los luchadores sociales de origen campesino que su asesinato le ha servido al capital para asegurar cacicazgos locales, como son el caso Tomas Martínez Pinacho, más recientemente el caso de Manuel Cartas Pérez que por defender el territorio, la vivienda y los recursos naturales fueron víctimas del Estado. 

   Así la política de la 4T en el campo oaxaqueño se pinta de mentiras, traición y sangre que solo se transformará cuando las organizaciones sociales, el pueblo trabajador en conjunto logremos transformar el modelo de producción en uno que realmente vele por nuestros intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *