Por estos días | Murió de Colin Powell, criminal internacional de Estados Unidos

El General de 4 estrellas del ejército de Estado Unidos (EE.UU.) Colin Powell, murió este lunes por el Covid-19, -a pesar de las dos dosis de vacuna que le aplicaron- en Maryland, EE.UU.

Este personaje que, de soldado raso, paso a ser general, después funcionario y vocero belicista de EE.UU., participó en la invasión de Vietnam, de donde fueron derrotados y fue la voz que justificó ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) la intervención militar estadounidense en Siria. Su grado militar lo obtuvo por los crímenes de guerra cometidos contra naciones y pueblos que invadieron, su fiel servicio a los monopolios estadounidenses de la industria militar, petroleros, farmacéuticos, etc. en las distintas administraciones de presidentes republicanos como demócratas que estuvieron al frente de ese país.

Colin Powell, de padres jamaiquinos y nacido en el Bronx, Estados Unidos, “fue el primer negro” -como dice la burguesía estadounidense- en presidir el Estado Mayor Conjunto; ya en este cargo también fue responsable de la invasión a Panamá y Kuwait.

Su trayectoria de criminal de guerra o terrorista del imperialismo se inició desde que fue soldado en la invasión de Vietnam y la mantuvo como funcionario de Estado hasta que dejó su vida militar. Fue uno de los primeros voceros -como escribió el New York Times-, de culpar a Alqaeda de Osama Bin Laden de los ataques a las Torres Gemelas e involucrar a Pakistán en la supuesta persecución de este dónde finalmente fue “eliminado”. (Por cierto, nunca presentaron su cadáver como trofeo, como acostumbran cuando asesinan a sus “enemigos”).

Powell el asesor de seguridad nacional de Donald Reagan ex presidente estadounidense, acusó a Saddam Hussein de ocultar “armas de destrucción masiva” que fue el pretexto para invadir Irak, saquear sus recursos naturales, sobre todo petróleo y después de más de 8 años de agresión militar contra en este país, este patriota norteamericano desvergonzadamente se retractó de las armas de destrucción masiva, diciendo que nunca se hallaron, “porque la información era equivocada”: él ya lo sabía pero necesitaban una “razón” para atacar Irak y con eso oxigenar la crisis económica que enfrentaba EE.UU., en ese momento. También operó militarmente contra Siria y Yemen (aquí a través de la rancia monarquía petrolera de Arabia Saudita), que ataca actualmente militarmente este pequeño país.

Hubo un momento en que fue proyectado para contender a la presidencia de su país, pero en su propio partido, el republicano, le cerraron la puerta y lo impidieron; también se pasó al Partido Demócrata, no perdió oportunidad en mantenerse en el escenario político de esta manera que hasta se opuso a Donald Trump llamando a votar contra él y lo criticó cuando este fue presidente de EE.UU.

Ya en retiro, -por lo menos públicamente- de sus actividades militares, se dedicó, entre otras cosas, a “ayudar” a jóvenes de “escasos recursos” usando fondos del mismo Estado norteamericano para fomentar y exaltar la política imperialista y formar en esa dirección a jóvenes como lo hizo con su escuela de liderazgo mundial que el mismo presidió, mostrando a estos que en Estados Unidos no hay discriminación, “todos tienen oportunidad”, pero hay que ser afortunados para éxitos como el suyo.

Por su muerte derramaron lágrimas, hicieron sendos reconocimientos, elogios y homenajes por todos lados por su muerte; con él intentan lavar la imagen criminal de la política del imperialismo, aunque la de un negro en particular se ensucie un poco, como lo hicieron en vida de él utilizándolo -y como buen soldado cumplió- encabezando y siendo parte de bombardeos y los actos más aberrantes e inhumanos, para colonizar pueblos, naciones, asesinando a millones de personas inocentes.

El expresidente de EE.UU., George W. Bush, otro criminal que vive impunemente, lleno de hipocresía y cinismo, dijo que Colin Powell “Fue un gran servidor público” y “ampliamente respetado en casa y en el extranjero”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *