Las tareas de las Juventudes comunistas

Al cumplirse 3 años de la revolución bolchevique, en octubre de 1920, Lenin da un histórico discurso dirigido al  III Congreso de las Juventudes Comunistas de Rusia; en un momento político en el que las tareas de construcción de la nueva sociedad socialista son centrales Lenin expone las tareas que el nuevo Estado requiere que sean cumplidas por su juventud, en nuestro contexto la juventud del Partido Comunista de México marxista-leninista <PC de M (m-l)>, tiene tareas que aún coinciden con lo planteado por el discurso de Lenin: Aprender del comunismo, desarrollando la teoría y la práctica, así como ser pieza clave en la lucha por una sociedad diferente.

La IV Conferencia Nacional Ordinaria del PC de M (m-l) ha evaluado el trabajo que los jóvenes comunistas hemos desarrollado durante el 2017 y el balance apunta a que aún debemos dar pasos más audaces y consientes para la consolidación de nuestro Partido, el trabajo artesanal y formal, aún es parte de las contradicciones que nuestra labor presenta y en la medida de que no se combatan estaremos lejos de cumplir los objetivo que nos hemos planteado de cara al 2018 y el 7° Congreso Nacional del PC de M (m-l).

Un escenario de fascistización se vislumbra en el análisis de nuestro Partido y la disposición a la confrontación de las masas crece de cara al 2018; la necesidad de cambio se convierte en fuerza material que puede consolidarse si logramos explicarles cómo enfrentar la coyuntura electoral.

La tarea de levantar el poder soviético en respuesta al fascismo, a través de la construcción de la Asamblea Nacional del Proletariado y los Pueblos de México y la elevación de la confrontación callejera mediante la Huelga Política General, va más allá del voto, y depende de que convirtamos cada espacio de influencia en una trinchera de lucha.

En este marco la juventud ya ha demostrado ser clave en la respuesta popular al proyecto neoliberal, y se ha expresado en 2012 y 2014 con el movimiento #YoSoy132 y la lucha por los 43. Sin  embargo aprender de nuestra historia implica ubicar cual ha sido la limitación de los últimos movimientos, que sobre todo en el sector estudiantil han sido influidos por la pequeña burguesía y la conciliación de clase; es aquí donde entra el papel de los jóvenes comunistas. La ruta 2018 es por la del proletariado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *