Indicadores de pobreza establecen que las mujeres, padecen aún más la pobreza extrema

Hasta ahora la lucha por la equidad de género se ha considerado como una demanda solo de la pequeña burguesía, pero actualmente frente a la pauperización del trabajo y la agudización de la violencia en todos los ámbitos, la lucha de género tiene gran relevancia y es necesario levantar sus demandas y promover la organización de las mujeres a fin de poder defenderse y ligarse al resto de los movimientos nacionales por la emancipación de los pueblos de México.

La organización de mujeres no solo se propone el logro de sus demandas para su género. Sino que debe proponerse contribuir con otras organizaciones, impulsar el cambio que requiere el país para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de todo el pueblo. En ese sentido la organización de mujeres debe ser solidaria y mantenerse vinculada con el resto del movimiento social y no apartarse.

Las mujeres en México, son la mayoría de la población mexicana y del padrón electoral, constituyen el 40% de la Población Económicamente Activa y tienen mejor desempeño académico en todos los niveles educativos, encabezan un poco más del 30 % de los hogares monoparentales. A pesar de ello, reciben en general salarios menores en un 5.6% por el trabajo realizado por hombres. Para el año 2012 el 10.4% de los hombres que componen la PEA ganaban un salario mínimo, en la población femenina este porcentaje se incrementa al 18.8%. Tienen más dificultades para desempeñar actividades políticas, ser directivas o investigadores en las instituciones.  Es por ello que ocupa el lugar 105 de los 135 países evaluados para medir la desigualdad laboral de género.

La mayor parte de los indicadores de pobreza establecen que las mujeres la padecen aún más. Dentro de la población analfabeta la prevalencia en mujeres es 5% mayor en relación a los hombres, dentro de la población en pobreza extrema, son 8% más frecuente que las mujeres no puedan acceder a ningún programa o apoyo gubernamental, también es más frecuente que las mujeres mayores de 65 años no tengan ingresos ni acceso a servicios de salud.

También son víctimas de la violencia, en los últimos 10 años se han duplicado los asesinatos de género, cada día son asesinadas 6 mujeres en México. Se sabe que el 41.2% de las mujeres mayores de 15 años casadas o con pareja han sufrido algún tipo de violencia emocional, económica, sexual o física. Pero si se trata de mujeres divorciadas o separadas, este porcentaje aumenta al 72%.

El otro indicador indirecto de que la situación de las mujeres es particularmente difícil, tiene que ver con la alta frecuencia que tiene nuestro país en embarazos en adolescentes, lo que denota la falta de servicios médicos de salud reproductiva, la cobertura para servicios educativos, etc. Una de cada 4 mujeres mexicanas menor de 19 años ya ha tenido por lo menos un hijo.

Consideramos que la causa raíz que da lugar a la situación económica de las mujeres en México es la opresión y la explotación la que se ejerce el sistema capitalista, que se agrava cada vez más por la corrupción y la impunidad extrema que impera para que la burguesía mantenga el control político, por ello la lucha de las mujeres no es otra que la de todos los trabajadores y el pueblo.

Inessa Armand,  la primera dirigente del departamento de la mujer después del triunfo de la Revolución de Octubre de 1917, dijo: “si la liberación de la mujer es impensable sin el comunismo, el comunismo también es impensable sin la liberación de la mujer.

Tomado del Vanguardia proletaria No. 523 del 1 al 15 de marzo de 2018.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *