Movimiento de mujeres Olga Benario de Brasil

El movimiento de mujeres Olga Benario surge de la necesidad de organizar a las mujeres de Brasil contra la violencia, opresión y explotación de que son objeto. Sus inicios fueron  al organizarse para participar en la 1ª Conferencia Mundial de Mujeres de Base, realizado en Venezuela, en marzo del 2011. Motivadas por la lucha de mujeres organizadas que llegaron a dicha Conferencia realizaron eventos nacionales, discusiones políticas, estudio sobre la atención a la mujer, etc., que finalmente dieron vida al Movimiento de Mujeres Olga Benario en mayo de 2014.

El nombre que llevan es un reconocimiento a la comunista Olga Benario, quien fuese militante de la Internacional Comunista y le diera entrenamiento militar para posteriormente designarla a Brasil y organizar el levantamiento popular en contra del dictador Getulio Vargas.

Este movimiento se asume como feminista, revolucionario con el firme propósito de organizar a las mujeres trabajadoras, indígenas, negras, jóvenes, en la lucha por sus derechos, contra la opresión y el capitalismo. Reivindican el marxismo leninismo, la necesidad del partido comunista, de la revolución y de la lucha armada, es decir, no solo levantan banderas por un mundo sin violencia contras las mujeres, sino por su emancipación y por el socialismo.

Durante estos cuatro años de existencia como movimiento organizado, estas mujeres han colocado temas específicos de la lucha de la mujer y así como temas políticos; participando en marchas y acciones en memoria de las mujeres asesinadas por la dictadura militar como contra de los feminicidios, además ofertan cursos de formación y profesionalización, pláticas en universidades, han realizado tomas de Casas de Referencia (casas para la mujer o casas de acogida), desarrollan trabajo urbano popular en las favelas y en la última etapa en el sector de la industria, donde el 10% del grueso de trabajadores son mujeres.

¿Cómo funciona el Movimiento de Mujeres Olga Benario? Las mujeres que así lo deseen, deben ingresar a un núcleo de base en el trabajo, colonia o comunidad, reunirse de manera periódica, con disposición para luchar por la reivindicación de los derechos de la mujer. Los núcleos cubren tres objetivos: organización, formación política, y planificación de luchas.

Tomas de mujeres, una experiencia de lucha.

Brasil ocupa el 5º lugar en número de asesinatos contra mujeres, en un rango de 85 países, sin embargo, la atención gubernamental para superar esta situación es casi nula. Frente a esta cruel realidad, como alternativa, las mujeres han decidido realizar tomas de casas para la mujer; cientos de ellas han realizado tomas de edificios abandonados y exigido a los gobiernos locales les sean entregados para transformarlos en Casas de Referencia. Resultado de estas luchas son la Casa Tina Martins, Ocupación de Mujeres Mirabal y Ocupación Helenira Preta, entre otras,  donde, con el apoyo voluntario y consciente de abogadas, psicólogas, trabajadoras de la salud, asistentes sociales, se atiende a mujeres víctimas de violencia, en su mayoría de escasos recursos económicos, trabajadoras o de la periferia de la ciudades, lugar donde el acceso a la información y atención especializada es escasa.

Estas ocupaciones de casas, además de atender la problemática de la mujer, son  espacios de organización, de estudio de la situación política y el papel de la mujer en la misma.

El papel de la mujer en la lucha contra el fascismo.

Derivado de las elecciones presidenciales, de la cual ya ha pasado la primera vuelta,  el pueblo de Brasil ha manifestado su más profundo rechazo al candidato que representa el regreso del rostro más abierto del fascismo. Ante este escenario, las mujeres han tomado las calles para advertir el peligro para su país de llegar a la presidencia el candidato Jair Bolsonaro. El llamado contundente de la mujer fue el pasado 29 de septiembre, miles de mujeres, trabajadores, estudiantes, niños, salieron a manifestar su rechazo bajo las consignas de ¡Mujeres contra el fascismo, mujeres contra el capital, mujeres contra el terrorismo neoliberal! ¡#EleNão! ¡EleNunca!

Las ocupaciones de casas por y para las mujeres, la participación política, la lucha por la legalización del aborto, la lucha por mejores condiciones de vida y de trabajo, la lucha contra el fascismo, la lucha por la emancipación de los pueblos y de la mujer nos convoca a estudiar, aprender y replicar esta experiencia organizativa. ¡Viva la lucha de la mujer proletaria! ¡Viva el Movimiento de Mujeres Olga Benario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *