Huelgas de Matamoros se desencadenan hacia otras empresas en diferentes estados del país y diferentes sectores de la industria

Quienes no somos dueños de grandes empresas, fábricas o corporativos que vivimos sometidos bajo el yugo explotador y opresor de esos grandes capitalistas burgueses, somos los que producimos las grandes riquezas y no podemos disponer de ellas; el trabajo se socializa, es decir, se dividen tareas y responsabilidades en las fábricas, esa división del trabajo se realiza entre los obreros para la fabricación de mercancías que salen al mercado y producen grandes ganancias que son acumuladas por los patrones.

Nos oponemos a la burguesía que por medio de la extracción de plusvalía (explotación) y míseros salarios buscan no solo seguir acumulando dinero, también nos someten con jornadas laborales ilegales, cada vez quieren ganar mucho más gastando mucho menos.

Es evidente que los gobiernos anteriores no representaron jamás los intereses y necesidades de la clase obrera, de los campesinos pobres y del proletariado en general, hoy con las nuevas formas de gobernar, se maquilla más la explotación asalariada y en particular se presentan gobiernos de buena voluntad como la llamada la “Cuarta Transformación”, que son una falsa democracia que lejos de resolver los problemas o necesidades del obrero agudizan la precariedad de vida que tenemos; el día a día es estar ocupados en ver cómo resolver la economía familiar porque el salario no alcanza ni para comprar la canasta recomendable.

Con esta forma de gobierno, claramente definida al servicio de los monopolios del capital, en la que el presidente de la república, apoya a los empresarios y para que haya más “trabajo” se les dan estímulos fiscales y crea un sistema de becas para los jóvenes que se integran al mercado laboral (integrarlos a la explotación), pero en realidad lo que están haciendo es subsidiar a los dueños de fábricas y empresas para que exploten a los jóvenes, sin que les cueste y además no gasten en capacitar a sus empleados y obreros, y en otro momento el mismo presidente dice que está de lado del pueblo y literalmente lo dijo “primero los pobres”,  asegura que velará por los intereses de los trabajadores, obreros y campesinos, cosa que es falsa, disfraza su objetivo de seguir manteniendo a la burguesía en el poder y elevar cada día su acumulación de ganancias por medio de la explotación asalariada.

Las huelgas en Matamoros, donde muestran los dientes esos perros guardianes de los intereses de los empresarios, los sindicatos charros que en lugar de defender a los obreros de la industria maquilera los atacan económica y psicológicamente usando la fuerza bruta; el mismo gobierno de Matamoros que está para salvaguardar la integridad física y la vida de los ciudadanos, trabajadores, obreros, campesinos, estudiantes, amas de casa, es decir del proletariado, manda a desalojar a los obreros que están en huelga, esto muestra como los intereses económicos y políticos de unos cuantos pasan por encima de las necesidades, de la vida de obreros y del pueblo en general.

Vemos en Matamoros como se desarrolla la organización proletaria, los obreros se unen, se organizan y luchan hombro a hombro, codo con codo, apoyados por la licenciada Susana Prieto Terrazas, quien ha sido victima de ataques por parte de la patronal, el gobierno de Matamoros y los charros sindicales, que buscan impedir el desarrollo del movimiento obrero y recurren a la represión, con los despidos, el hostigamiento, las amenazas y la persecución contra este. En este sentido exigimos cese la represión del movimiento y en particular contra la abogada Susana Prieto Terrazas y hacemos responsable a las autoridades federales y locales, como a los patrones de la integridad física y psicológica de todos los compañeros y sus dirigentes en lucha.

Este movimiento obrero en Matamoros, se han desencadenado hacia otras empresas en diferentes estados de la República y de diferentes sectores de la industria, necesario por ello fortalecer la unidad y organización sindical democrática independiente. Estamos seguros que la huelga ha sido, es y será una herramienta de lucha de los obreros y para los obreros y fundamental para las victoria de la clase obrera que busca mejores condiciones de trabajo y mejores condiciones de vida, como para desarrollar su conciencia hacia su liberación; aseguramos también que los sindicatos son otra herramienta creada por los obreros y que por medio de esta contamos con una figura legal para la defensa de nuestros derechos como obreros, trabajadores, campesinos y jornaleros; vemos que estas herramientas nos enseñan que es posible conquistar nuestras más elementales necesidades, enfrentar a los patrones y sus gobiernos, pero también que necesitamos el Partido de los obreros, su Partido marxista leninista, para terminar con la esclavitud asalariada y finalmente ser libres de toda explotación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *