Relevo del titular en la DDHPO no es garantía de respeto de derechos populares por parte del Estado

El jueves 25 de marzo organizaciones sociales se pronunciaron por democratizar y hacer público el proceso de elección del titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO). En el documento entregado a la prensa el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui, la Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha y el Frente Popular Revolucionario plantearon que “la Defensoría ha estado históricamente atada de manos por intereses y acuerdos con el poder político en turno”.

La elección del titular de la Defensoría se realiza en la Cámara de Diputados, se abre la convocatoria para aquellos que quieran participar sin que se sugiera un perfil para ello; una vez inscritos los diputados de la Comisión de Derechos Humanos realizan audiencias para que cada candidato pueda plantear sus motivos para ser electo; en esta ocasión se han inscrito 42 aspirantes de los cuales tiene que salir la terna que será propuesta al pleno del legislativo local para elegir entre ellos al titular de la Defensoría que estará durante 7 años en funciones.

Las organizaciones sociales plantearon que en los hechos quienes definen el proceso son los diferentes partidos políticos y el gobernador del estado, lo que supone que la elección del titular está a merced de los votos y contubernios, por lo que cuando se erige el titular de la Defensoría llega a sus funciones con una serie de acuerdos políticos que no permite que la institución cumpla funciones verdaderas de defensa de los derechos humanos ante el Estado.

La Defensoría no ha gozado de autonomía ni independencia política, pues solo ha servido para lavarle la cara al Estado ante las acciones represivas que ha orquestado cuando los pueblos de movilizan.

Las organizaciones plantearon que serán vigilantes del proceso para elegir al nuevo titular siendo críticos del proceso de elección que se vislumbra a modo de los que ostentan el poder; pues quedan en la memoria casos como el de Nochixtlán, presos políticos y desaparecidos en Oaxaca así lo constatan en años anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *