Recorte al presupuesto a los indígenas, empeora sus condiciones de vida

De 121 millones de mexicanos, 25 millones se reconocen como indígenas, 7 millones 382 mil hablan una lengua originaria de 68 lenguas distribuidos en 43 mil 276 localidades.

La caza y venta de indígenas, el derecho a matar, explotar, mantenerlos en chiqueros y destruir su forma de vivir fue la bandera de la colonia española; la marginación total, la explotación, someterlos a la vil pobreza, obligarlos a la migración y mantenerlos como botín político para elecciones fue el estandarte de los neoliberales y por ultimo (por si algo faltara) recortar el techo financiero para los pueblos indígenas es darle vida y sustento a la pobreza extrema, es arruinar su precaria atención médica, salud, educación, es mantenerlo en la marginación y seguir robusteciendo la obligada de la migración interna o externa, pero la consigna “Primero los Pobres” de AMLO, no muestra lo contrario.

El gobierno de Morena, dice que quiere sacar de la pobreza extrema a los 25 millones que se reconocen indígenas, fortalecer sus lenguas, garantizar su salud, su educación, integrarlos al desarrollo tecnológico, evitar engrosar las filas delictivas y que no migren por busca de comida.

 

INSTITUO NACIONAL DE PUEBLOS INDIGENAS

PRESUPUESTO 2019
PRESUPUESTO 2020
5 mil 996 millones 299 mil 349 pesos
3 mil 562 millones 717 mil 700 pesos

 

La reducción del aproximadamente 40.5% del prepuesto, para los pueblos indígenas les obliga eliminar rubros como la infraestructura, que abarcaba en el 2019 electrificación, saneamiento y caminos rurales, esto significa que la 4ª Transformación está diciendo a los pueblos indígenas: “Primero los pobres”, “todos contra la corrupción” pero con esos recortes seguirán en la oscuridad, trasladándose insumos alimenticios en lomos de burros y mulas y 1300 Casas de la Niñez Indígenas, donde hoy los niños indígenas comen tres comidas diarias entre frijol, arroz y tortillas seguirán comiendo lo mismo pero ahora reducido a $33.00 diarios, resultando $11.00 por cada comida.

Ante este recorte del presupuesto, debido a la austeridad republicana, el titular de Instituto Nacional de los Pueblos Indios (INPI), Adelfo Regino Montes lamentó esta reducción reconociendo la eliminación de lo relacionado a infraestructura, la continuidad en las mismas condiciones de alimentación del Programa Apoyo a la Educación Indígena que solicita suba el presupuesto de $33.00 a $40.00 diarios por cada niño indígena y comparó que los $33.00 es menor al 50% de lo que se gasta para alimentar un reo que es de $70.00 diarios. Aunque temblando su voz y su puño, le alzó la voz a su jefe AMLO diciendo: “aumentar el presupuesto es asunto de humanidad y de tocarse el corazón”. (13/09/2019 firma del Convenio de Cooperación en Materia Educativa, Cultural y Científica, INPI-UNESCO).

La solución de la austeridad republicana como dice AMLO, no está en la reducción de los techos financieros a programas sociales, ni en salud, ni en educación, ni en los aumentos a los impuestos y menos en los despidos de miles de trabajadores, la solución está en obligarle al gobierno -cueste lo que cueste- a incrementar (primeramente) al 100% de impuestos a todos los empresarios y por enriquecerse legal e ilegalmente con el sudor de los mexicanos que sacrifican el bienestar de sus familias. Que aumenten los salarios lo suficiente para lo básico y se respeten los derechos laborales que han ido eliminando con la reforma laboral, entre otras más cosas, que no signifiquen sacrificar al pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *