Bolivia | El Movimiento Comunista Boliviano y la Internacional Comunista

 

Con la fuerza de todas las razas

que conforman los pueblos del ande,

hoy se pone de pie el comunismo,

igual que un proletario gigante.

 

Es un indio que eleva los puños

sobre todas las cumbres tonantes

y reclama su pan y su tierra

con la voz de los roncos volcanes.

 

Guaraníes, aimaras y quechuas,

la montaña, la selva y los valles,

se reúne en nuestro Partido

en un pacto de sol y de sangre.

      Oscar Alfaro

 

La Internacional Comunista (IC) se fundó en marzo del año 1919, como consecuencia directa del avance revolucionario en Rusia, y estableció 21 condiciones de admisión entre las cuales figuran la postura ideológica revolucionaria (deslinde con tendencias socialdemócratas, reformistas y revisionistas), el grado de organización y ligazón con las masas obreras y campesinas, el papel de la prensa revolucionaria y la adopción del nombre de Partido Comunista (Sección de la Internacional Comunista). En Bolivia, si bien ningún Partido llegó a ser miembro pleno de la IC, por el bajo nivel de desarrollo orgánico, se registran importantes intercambios y relaciones entre los pioneros del comunismo boliviano y la IC. Es importante conocer y estudiar este momento histórico del movimiento comunista boliviano muchas veces olvidado o ignorado, porque la actual organización comunista marxista–leninista en el país es producto del cúmulo de las experiencias de construcción partidaria con sus errores y aciertos.

Existen procesos simultáneos que deben ser objeto de estudio, por un lado la formación y el desarrollo de los Secretariados o Burós dependientes de la Internacional con responsabilidad sobre América Latina y/o América del Sur; y por otro el desarrollo de las agrupaciones marxistas dentro de Bolivia. Los procesos de contacto y relación entre la Comintern y los grupos comunistas bolivianos se produjeron a nivel personal (entre dirigentes nacionales y representantes de la Comintern), por el intercambio de materiales y propaganda, mediante las visitas de comisiones conformadas fundamentalmente por el Secretariado Sudamericano, las participaciones de delegados bolivianos en eventos de la Internacional o de los frentes de masa y, finalmente, con la presencia física de camaradas bolivianos en la Guerra Civil Española.

En los archivos de la Comintern se cuenta con una serie de informes del desarrollo de la coyuntura política boliviana y de la evolución de los grupos políticos marxistas. En 1926 figura un documento titulado Contra la tiranía y los desmanes fascistas en Bolivia, que denuncia la relación existente entre los Saavedra y el emergente fascismo europeo; asimismo destaca la fundación del periódico Bandera Roja, menciona entre sus directores y colaboradores a Oscar Cerruto y Carlos Mendoza Mamani, también denuncia los ataques de parte del gobierno al que fue sujeto el periódico Bandera Roja (RGASPI 495/122/2/1-2). El periódico Bandera Roja fue impulsado por dirigentes sindicales (Federación Obrera del Trabajo) y políticos de izquierda, en sus dos años de existencia (1926-1927) cumplió con la publicación de 52 números; sus relaciones con la Internacional se visibilizan con la reproducción de artículos bolivianos en La Correspondencia Sudamericana (revista del Secretariado Sudamericano de la IC) y de comunicados de la IC en Bandera Roja.

Durante los primeros años de organización comunista en Bolivia se registran una serie de gestiones realizadas por partidos de países hermanos, especialmente por militantes bolivianos de estos partidos.  Entre estos esfuerzos se encuentra M. L. Dick Ampuero, militante boliviano en el Partido Comunista de Chile que regresa al país con el objetivo de impulsar la organización revolucionaria. Entre su legado se menciona el libro titulado Organización Sindicalista (1926), en cuya tapa se lee la consigna “Proletarios de todos los países ¡Uníos!”. En los archivos de la Comintern se registran encargos a los Partidos de Chile y Perú de impulsar la formación del Partido en Bolivia (RGASPI 495/101/22/71), y posteriormente se encarga a los Partidos de Argentina y Chile el restablecimiento de ligazones con grupos comunistas en Bolivia y la formación del Partido (RGASPI 495/101/3/42-44).

Según los informes políticos elaborados por la IC, la presidencia de Siles (1927) continúa con los lineamientos reaccionarios de Saavedra, se denuncia la situación de sumisión total al imperialismo yanqui que deja al país en una situación casi colonial. Se informa que en La Paz ya existía un grupo comunista, que junto a otros del interior tenían pensado llamar a un Congreso Nacional para fines del año, a pesar de la feroz persecución gubernamental (RGASPI 495/79/28/43-44). No se han encontrado registros del Congreso Nacional, sin embargo a partir de 1928, en los documentos de la IC, en Bolivia figura el Grupo Comunista o la Agrupación Comunista.

La Primera Conferencia Comunista Latinoamericana se realizó en Argentina el año 1929 y cuenta con la participación de una delegación boliviana (Carlos Mendoza Mamani, Alfredo Zuazo Lavadenz, Alfredo Mendizábal) quienes informaron del desenvolvimiento de la Confederación Boliviana del Trabajo (afiliada a la Internacional Sindical Roja), de la existencia del Partido Laborista como frente electoral y del periódico Bandera Roja; plantearon la necesidad de fundar el Partido Comunista (RGASPI 495/122/2/3-5). En esta conferencia el debate generado fundamentalmente por las delegaciones boliviana y peruana giraron en torno al tema campesino e indígena en ambos países. Cursan en los registros de la IC una serie de invitaciones e intentos de generar condiciones para que una delegación boliviana participe de la Escuela Leninista en Moscú.

El 16 de junio de 1930, en el sur del país estalló la autoproclamada Revolución de Villazón, cuyo principal dirigente fue Roberto Hinojosa. Este movimiento realizó la toma de dependencias estatales, bajo un programa de 70 puntos de carácter democrático radical. Este breve episodio quedó aislado de la política nacional y fue aplastado violentamente por el gobierno de Siles.  Mientras tanto, dentro de la IC se generó una discusión en torno a la posibilidad de crear soviets en un contexto en que no existía partido ni movimiento de masas (RGASPI 495/79/137/45). La postura que asumió la IC ante la Revolución de Villazón fue de rechazo al intento de hacer una revolución sin partido, sin cuadros, sin organizaciones (RGASPI 495/19/110/178), pero de impulsar la formación de cuadros e influir en el movimiento (RGASPI 495/79/153/4-6).

A finales de la década de los 20 y principios de los 30, surgieron grupos y células comunistas en todo el país, uno de estos grupos fue la Confederación de Repúblicas Obreras del Pacífico (CROP) impulsada por José Antonio Arze (dirigente fundador de la Federación Universitaria Boliviana, 1928). La CROP, como tesis central, argumentaba que el bajo nivel de desarrollo de fuerzas productivas en Bolivia, Perú y Chile llevaba a la necesidad de formar una sola agrupación comunista confederada entre los tres países. La CROP solicitó afiliarse a la Comintern (20/10/1931) y la respuesta desde fue de tajante rechazo a la organización, por sus supuestas semejanzas con el APRA peruano, se orientó a impulsar la organización del Partido Comunista (CSLA – Montevideo, 10/11/1931).

El 13 de diciembre de 1931 se formó el Comité Central Provisorio del Partido Comunista Boliviano, producto de la fusión la CROP y el Comité Comunista impulsado por los peruanos Jorge Ilo y Cesar Negri (a nombre del SSA). Este Comité Central Provisorio, en su acta de fundación, se adhiere plenamente a los principios de la Comintern y se proclama como sección boliviana de la IC. El SSA de la IC emite una respuesta (25/01/1932) en la que pidieron la separación de 5 miembros del CC provisorio (J.A. Arze[1][1], J. Cuadros, M. Álvarez, W. Álvarez y R. Lara) por ser elementos que “no merecen confianza”, y exigieron mayor presencia de militantes obreros (RGASPI 595/122/2/16-17) para que proceda una afiliación plena del Partido Comunista Boliviano a la IC. En los informes internos a nivel regional también fue objeto de críticas, el dirigente comunista Carlos Mendoza Mamani aunque se recomendaba mantenerlo dentro de las filas del Partido por su ligazón con las masas obreras en el país (RGASPI 495/122/4/1-5). El SSA planteó la necesidad de lucha frontal contra la CROP y sus impulsores, argumentando de forma reiterada sus semejanzas con el APRA (RGASPI 495/122/4/5). En el contexto internacional de división del movimiento comunista impulsado por el trotskismo, la lucha ideológica se registró a nivel nacional, la formación de grupos alineados a la IV Internacional obligó a redoblar las tareas de esclarecimiento ideológico; Tristán Marof (Gustavo Adolfo Navarro) fue objeto de diversos informes por su conflictiva relación con la IC, con intelectuales marxistas como Mariátegui y con otros trotskistas bolivianos (RGASPI 495/122/4/9-10). En el informe al camarada Van Min (26/03/1936) se hizo mención a Marof y Keswar del POR trotskista y las vacilaciones del primero en torno a las posturas de la IV Internacional (RGASPI 495/20/353/1-3).

En el año 1932 se registran diversos manifiestos públicos firmados por la Agrupación Comunista, la esencia de estos documentos es de llamado a los obreros, campesinos, empleados, artesanos y estudiantes pobres a ingresar a las filas de la Agrupación Comunista y formar el Partido Comunista (27/05/1932 – RGASPI 495/122/4/6). El desarrollo de estos grupos quedó truncada por la Guerra del Chaco (entre Bolivia y Paraguay, 1932-1935). En el comunicado del Primero de Mayo de 1935, el Comité Ejecutivo de la IC hizo referencia al conflicto bélico entre Paraguay y Bolivia, caracterizándolo como una pugna entre el imperialismo estadounidense y británico. El SSA de la IC lanzó un llamamiento público contra la Guerra del Chaco por ser una guerra interimperialista, (RGASPI 495/79/173/66-70) en el que convocan a las masas trabajadoras de Bolivia y Paraguay a luchar contra la guerra. La consigna anti-guerrerista que asumieron los militantes comunistas en Bolivia los enfrentó con el chovinismo propagado por el gobierno y con las tendencias nacionalistas que emergieron en medio del combate. Entre los dirigentes comunistas bolivianos que fueron apresados y deportados por su propaganda anti-guerrerista se encuentra Ricardo Valle Cloza, quien llegó a combatir junto a los republicanos en la Guerra Civil Española.

Entre 1936 y 1939 el movimiento revolucionario internacional volcó todas sus fuerzas hacia la defensa de la República Española amenazada por el fascismo. Los comunistas bolivianos no fueron indiferentes ante la causa que conmovió a todo el planeta. Conforme a los archivos de la IC, el orureño Juan Pons Pintos se incorporó como combatiente internacionalista en las filas del Partido Socialista Unificado de Cataluña, afiliada a la IC (RGASPI 545/6/318/1-1v.,4). El dirigente partidario Ricardo Valle Cloza (alias Gastón del Mar, Felipe Mamani Willka) se incorporó a las brigadas internacionalistas del Partido Comunista de España; Valle Cloza indica en sus fichas de registro que participó en el Partido Comunista Boliviano desde 1930, que fue electo en calidad Primer Secretario del Partido en la Primera Conferencia Nacional (1933), fue expulsado del país en la Guerra del Chaco y volvió a ejercer la primera secretaría del Partido entre 1936-1937, cuando fue deportado a la Argentina (RGASPI 545/6/318/6-9v). Por otra parte el SSA denunció que en Argentina el trotskismo, mediante Marof se había infiltrado en la campaña de apoyo a la causa republicana, con posturas contrarrevolucionarias (RGASPI 495/17/15/27).

Los informes políticos del SSA acerca de la situación boliviana en los años 30 relatan del control político ejercido por Patiño y los barones del estaño (RGASPI 495/122/4/11-13) y los sucesivos golpes de estado militares (RGASPI 495/122/1/48). En ese contexto la reagrupación de militantes comunistas en el país se produjo a nivel regional, entre los grupos que se encuentran en los archivos de la IC son: Grupo Antahuara en Sucre (entre sus miembros se destaca Roberto Alvarado Daza), Bloque Avance de Oruro (en el que militaba Ricardo Valle Cloza), Bloque Socialista de Izquierda en La Paz, Grupo Redención en Cochabamba y así como un núcleo comunista en Potosí (RGASPI 354/7/89/7). La unidad de los diversos grupos izquierdistas se produjo con la fundación del Frente de Izquierda Boliviana (FIB), en el año 1939 bajo la dirección de José Antonio Arze, hecho que fue informado a la IC (RGASPI 495/17/324/1-2). Como desarrollo del FIB se fundó el Partido de Izquierda Revolucionaria (PIR) en 1940. En los archivos de la IC figuran documentos, recortes periodísticos e informes acerca del PIR, sus actividades y sus dirigentes (RGASPI 495/17/324/4). Si bien el PIR nunca fue sección de la IC mantuvieron intercambios de información acerca del país. En 1950, que se volvió a fundar el Partido Comunista de Bolivia, como producto de la fracción marxista-leninista de la juventud del PIR, ya se había disuelto la IC (1943) dando lugar a nuevas formas de relaciones bilaterales y multilaterales dentro del movimiento comunista internacional.

Es importante que la militancia del PCR conozca la historia del movimiento comunista boliviano y sus relaciones con la IC, para valorar el papel del internacionalismo proletario, tanto los aportes desde los países hermanos para la organización del Partido como el compromiso de los comunistas bolivianos que fueron a combatir a la Guerra Civil Española. Los forjadores de la organización comunista boliviana dejan importantes enseñanzas en torno a la necesidad de claridad ideológica y estructura partidaria ligada a las organizaciones populares; sobre la base de este legado hoy toca fortalecer al Partido Comunista Revolucionario, vanguardia de los pueblos bolivianos en la lucha por la Revolución y el Socialismo.

 

Septiembre de 2019

PARTIDO COMUNISTA REVOLUCIONARIO (PCR)

 

 

[1]         Octubre de 1933 se registra una extensa nota de J.A. Arze dirigido al Secretariado de la Comintern para explicar su conducta.  A pesar de todas las críticas en su contra, Arze mantuvo una defensa férrea de la URSS de Lenin y Stalin en toda su producción intelectual.

One thought on “Bolivia | El Movimiento Comunista Boliviano y la Internacional Comunista

  1. Hola soy campesino de la montaña del eso. De Guerrero , soy también viejo militante de organización central unitaria de trabajadores , (CUT) y miembro del partido revolucionario del pueblo (PRP) parte del frente amplio constructor del movimiento de liberación nacional ( FAC-MLN)…..y militante fundador del movimiento regeneración nacional ( morena) , gracias por la información sobre la lucha del pueblo boliviano . HLVS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *