Los planes de la 4ªT y los retos de la CNTE para 2020

Usando todo el poder político, económico, jurídico, propagandístico y militar del Estado mexicano, el imperialismo norteamericano, las empresas transnacionales y sus peones de la autodenominada Cuarta Transformación (4ªT), se aprestan en este 2020 a materializar los proyectos de saqueo y depredación sobre la región Sur Sureste de nuestro país.

Durante 13 meses frente al gobierno, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) han demostrado su capacidad y vocación para administrar los intereses de la burguesía nacional y extranjera. “Tren Maya”, “Corredor Transístmico”, “Proyecto Integral Morelos”, son los planes geo estratégicos insignias del López Obradorismo orientados a profundizar el neoliberalismo e incrementar la hipoteca del territorio nacional y sus riquezas.

Las poses pseudo democráticas y el discurso demagógico, enaltecidos cada mañana por los medios de comunicación, mantienen embaucado al pueblo y alientan en la clase trabajadora el conformismo y el “consenso” hacia los actos y políticas impuestas por el régimen. Esta forma de hacer política ha permitido que la 4ªT imponga los planes que ni siquiera los más recalcitrantes neoliberales pudieron ejecutar (la militarización del país, la mediatización del movimiento popular, la materialización de las reformas estructurales).

Como representante de los intereses de la burguesía, la 4ªT sigue considerando a la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) un enemigo de clase a vencer, por tanto, ha echado mano de un sofisticado método para destruirla o, por lo menos, mediatizarla.

La simulación, el doble discurso y la demagogia, han sido utilizados hábilmente por AMLO para tenderle una celada a la CNTE, distraer y entretener a su dirección política, engañar al pueblo y a los trabajadores de la educación con el mito de que la mal llamada reforma educativa fue abrogada. Mientras adula a la CNTE diciendo que la reconoce como el único referente que enfrentó y resistió al vendaval neoliberal, a los trabajadores de la educación los sigue manteniendo en un estado de excepción laboral, fuera del Apartado B del Artículo 123 Constitucional.

Para diciembre de 2019, luego de 10 mesas de diálogo entre AMLO y la CNTE, la reinstalación de cesados, la reparación de daños por los caídos en la lucha contra la mal llamada reforma educativa (Nochixtlán, los 43 de Ayotzinapa) y la abrogación absoluta de la misma son demandas que sólo han sido resueltas a medias. Paralelamente, el nuevo régimen ha desarrollado una fuerte campaña para romper la resistencia e intentar corporativizar a la CNTE a través de la cooptación, la amenaza, la descalificación y la persecución de sus dirigentes.

En este marco, la conmemoración del 40 aniversario de la CNTE se realizó con una fracturada unidad, con las fuerzas desarticuladas, con un evidente intento gubernamental por corporativizarla, con reclamos y acusaciones frente al entreguismo de algunos dirigentes, con una abierta campaña de denostación y descalificación mediática hacia la Sección VII de Chiapas.

Este 2020, frente a los planes depredadores del imperio norteamericano y la 4ªT, y como uno de los principales referentes en la lucha de clases en nuestro país, la CNTE debe usar toda la experiencia adquirida en estos 40 años de lucha y resistencia para avanzar en sus objetivos estratégicos: la democratización del sindicato, la educación y la vida nacional.

La convocatoria inmediata a un Congreso Político Nacional para reconstruir la unidad interna, vincularla a los procesos, unitarios y participar en la movilización del 31 de enero, reagrupar la fuerza de sus contingentes, definir de una nueva política de alianzas con otros sectores de trabajadores, informar claramente a los padres de familia y sus comunidades, entre otras tareas, son parte del proceso de acumulación de fuerzas para enfrentar la lucha por romper con el estado de excepción laboral, lograr la abrogación absoluta de la mal llamada reforma educativa y enfrentar junto al pueblo los planes del imperio y las transnacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *