¿Por qué los árboles maderables y frutales para el campo?

Desde el año pasado, el gobierno federal ha instruido que la principal función de la Secretaria del Bienestar sea la entrega de árboles en las zonas rurales y una manutención simbólica para los dueños de las nuevas áreas forestales. Sin una estrategia clara y sin una evaluación en el 2020 del programa “Sembrando Vida”, amplía su cobertura y presupuesto. Inclusive a costa de la casi extinción de los programas para el campo de la Secretaría de Desarrollo Rural, sobre todo para el campesino pobre. Con ello tenemos dos críticas principales. Primero hay que mencionar que la política de convertir a una parte de México en el “pulmón del mundo”, con el monocultivo de árboles frutales y maderables; es ordenada por los organismos financieros internacionales desde ya varias décadas, encubriendo realmente los intereses del imperialismo de convertir a México en un país exportador de recursos naturales y “turismo” (lo que se evidencia desde el nuevo aeropuerto, los megaproyectos y las nuevas concesiones al extractivismo como la minería, gas, etc.). Ahora en la “Cuarta Transformación” (4ª T) hay una clara intención de eliminar al campesino de autoconsumo tradicional y con pequeña propiedad (porque “Sembrando Vida” solo aplica mínimo para 2.5 hectáreas) y de crear a los nuevos jornaleros que trabajen para el mercado forestal internacional (siendo al final la madera un negocio monopolizado por las empresas forestales y los cárteles del narcotráfico en México y del mundo, quienes actúan como verdaderos patrones de los beneficiarios de “Sembrando Vida”) y agroindustrial. Esto se evidencia con la colusión de Alfonso Romo (principal proveedor de arbolitos y “principal asesor” de López Obrador en cuanto a las finanzas y clase empresarial del país). Segundo tolerar la destrucción masiva del Amazonas en Brasil y ahora del ecosistema de Australia, por un lado y por otro en México y otros países de Centroamérica, estar sembrando árboles habla del vil descaro hipócrita que tiene la Organización de Naciones Unidas y otros organismos internacionales supuestamente preocupados por el planeta, para resolver los problemas del cambio climático y el medio ambiente que devora la industria petrolera, química y metalúrgica por todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *