A dos meses del asesinato de Arnulfo Cerón Soriano seguimos exigiendo justicia

El 20 de noviembre del año pasado fue localizado sin vida el cuerpo de nuestro camarada, Arnulfo Cerón Soriano, militante del Frente Popular de la Montaña (FPM) y el Frente Popular Revolucionario, quien fue desaparecido el día 11 de octubre del 2019 en Tlapa de Comonfort.

El compañero se distinguió por ser un luchador social que respaldó incondicionalmente distintos movimientos sociales, entre ellos la lucha de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero de la CNTE contra la reforma educativa de Peña Nieto, no solamente en la pelea callejera -en el 2013-, sino también en asesorías jurídicas debido a su especialidad en el Derecho adquirida dentro del marco universitario, sin olvidar el rol que tuvo él y todo el movimiento popular de Tlapa contra el boicot electoral del 2015 en el que se impulsó un gobierno autónomo, y donde fue asesinado nuestro camarada Antonio Vivar Díaz el 7 de junio del mismo año. Tampoco olvidemos los logros que se tuvieron durante su estancia en el FPM, tales como los apoyos de fertilizantes para los campesinos, condiciones dignas para los comerciantes ambulantes y la defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

Las mesas de diálogo con el Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores y Presidente Municipal de Tlapa, Dionisio Pichardo García, pese que eran importantes porque demuestra el poder del movimiento de masas, durante la exigencia de presentación con vida de nuestro compañero durante los 40 días de su desaparición, sus actitudes prepotentes se intensificaron contra nuestros compañeros de negociación en negociación, por eso señalamos que los responsables son los tres niveles de gobierno, municipal, estatal y federal -este último representado por AMLO-, la Guardia Nacional, la Fiscalía General de la República y otros organismos que tenían las facultades para actuar con contundencia y no lo hicieron oportunamente, lo peor de todo, protegiendo a los autores intelectuales y materiales que gozan de impunidad. Por eso la justicia para Arnulfo Cerón y todos los desaparecidos, la tenemos que arrancar con movilización y organización y en particular contribuyendo con el movimiento en Guerrero,  seguir haciendo esfuerzos por la unidad, amplia, democrática y revolucionaria, para parar a la violencia del Estado y sus delincuentes, fortaleciendo la organización, elevando las formas de lucha, desarrollando la sovietización del movimiento proletario-campesino-indígena-magisterial-femenino-juvenil-estudiantil-popular, y los marxistas leninistas fortalecer la proletarización, bolchevización y crecimiento de nuestras filas asumiendo un rol de vanguardia para la revolución proletaria y la dictadura del proletariado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *