Grave crisis en sistema de salud de Oaxaca | Despidos de trabajadores no puede ser la salida

Prolongados periodos de varios meses para poder ser agendados y atendidos por un médico especialista, claro si tenemos la fortuna de contar con un seguro social, o al menos con el dinero para trasladarnos a hospitales donde se encuentre el servicio requerido, y es que el año pasado el INEGI informó que la Diabetes, tumores y enfermedades del corazón como la Hipertensión, son la principal causa de muerte en el Estado de Oaxaca. El sistema de salud en México es grave, resultado de uno de los tantos males no sólo del modelo neoliberal como lo ha dicho AmLo, sino del sistema capitalista del que es inherente el lucro o ganancia de dinero con los derechos fundamentales para la vida digna del ser humano, por supuesto que este deterioro se ha venido denunciando varias décadas atrás por parte de la población y los trabajadores del sector salud. Falta de medicamentos e insumos, deterioro o falta de los equipos e infraestructura, por si fuera poco hacen falta más profesionales de la salud: hay 2.4 médicos por cada mil habitantes en el país. Paradójicamente sobre la falta de médicos existente, encontramos la elevada tasa de rechazo de aspirantes que las universidades públicas presentan en la carrera de medicina, lo cual evidencia una situación grave.

Para este diagnóstico el gobierno de AmLo ha dado su propia “terapia” presentando el Plan Nacional de Salud, en el que destaca la creación del Instituto de Salud para el Bienestar INSABI, acto seguido el 5 de enero de este año en Oaxaca se dio el despedido de 305 trabajadores eventuales y de contrato de los Servicios de Salud de Oaxaca SSO, varios de estos trabajadores llevaban más de 10 años laborando en diferentes áreas administrativas, o en las estructuras del extinto Seguro Popular, posteriormente, el 31 de enero fueron despedidos aproximadamente 608 trabajadores más que están por contrato, debido a “los recortes presupuestales”. Pero la enfermedad por la que pasa el sistema de salud en nuestro estado es aún más crítica, durante los últimos 10 años, se han desviado un total de 1400 millones de pesos señalados por la Auditoria Superior de la Federación.

Además existen adeudos que se han arrastrado desde gobiernos de Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cue, por el pago de ISR, que superan los 4 mil 500 millones de pesos y los adeudos que se tiene con el ISSSTE y el FOVISSTE, que ascienden a 1,200 millones de pesos. Tan solo por recordar el lujoso Hospital “Sedna” que se construyó URO en la Cdmx durante su sexenio valuado en 1500 millones de pesos, Ulises Ruiz Ortiz, equipo médico desaparecido con tecnología de punta de 118 millones de pesos y debía utilizarse para combatir los cánceres de mama y cérvico-uterino, principales causas de muerte femenina en Oaxaca. En el actual gobierno se ha difundido que contratos por 213 millones 945 mil 348 pesos, Alejandro Murat Hinojosa, benefició a la empresa Servicios de Limpieza y Mantenimiento propiedad de Pedro Haces Barba, líder de la CATEM antes CTM, contrataciones que se han realizado a través de los SSO.

No podemos dejar a un lado otro factor muy complejo, personajes al frente de las dependencias de gobierno como la Secretaría de Salud, de sindicatos corporativistas como el caso del SNTSA, donde se ponen al frente individuos que tienen una visión política de su cargo en función de sus proyectos personales, una visión de poder corrompida, que buscan colocarse en puestos importantes para hacerse ricos, lejos de responder a las exigencias y necesidades de los trabajadores de salud. Existen diversos casos de licitaciones amañadas, avaladas por las dependencias, en las que se favorece con recursos multimillonarios a empresas que no cumplen con los contratos asignados o, bien, entregan servicios fraudulentos, mientras que las carencias mantienen en una crisis crónica a los SSO.

Esta situación ha llevado a las primeras movilizaciones de los trabajadores de salud, pero que siguen siendo aún aisladas, espontaneas, titubeantes o cooptadas por líderes sindicales nefastos donde el trabajador no tiene voz de propuesta. En enero, afiliados a la Sección 71 del SNTSA, iniciaron un paro de labores y la toma de las oficinas de la Jurisdicción Sanitaria 2 en el Istmo.

La misma situación se dio en las jurisdicciones 3 y 6 de Tuxtepec y Tlacolula, Por último los Trabajadores de Regulación y Fomento Sanitario que radicalizaron que mantienen un paro de labores de un mes con la toma de las oficinas del centro de la ciudad de Oaxaca JP. García, para demandar la destitución de la directora de esta área, por violaciones a sus derechos laborales.

Hoy más de la mitad del mundo carece del acceso a servicios esenciales y casi 100 millones de seres humanos son llevados cada año a la pobreza extrema debido al costo de la salud que no está a su alcance.

Como lo demostró Lenin al desarrollar un sistema de salud cimentado por la planificación socialista de la economía en la URSS, después consolidado por Stalin, el único tratamiento debe iniciarse por la organización consciente y lucha de los pueblos y de los trabajadores del sector, la alianza de estos en la exigencia de la participación en la toma de decisiones sobre los problemas de salud, en la prevención y la promoción de la salud, aumento de presupuesto al sector, la democratización de los sindicatos, y real cumplimiento de las demandas laborales son los primeros pasos para avanzar en una verdadera cura para esta enfermedad que padece el sistema de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *