LA CRISIS ECONÓMICA TOCA LA PUERTA EN MÉXICO

 

 

                                                                                                           

 

La crisis Económica toca la puerta en México

Después de la última crisis mundial del 2008-09, nos encontramos ante las puertas de una nueva crisis cíclica del capitalismo. Todas las explicaciones de esta nueva crisis la tratan de buscar en fenómenos que evidencian la misma, como la guerra comercial entre China-EU, el coronavirus, la caída de las bolsas de valores, la caída del precio del petróleo, pero estas no son la causa de la crisis, sino su manifestación, son las formas que toma y en última instancia aceleran la crisis.

Por ello todas las medidas  que utiliza la burguesía para superar la crisis como es el estimulo fiscal a través del aumento del gasto público y/o el déficit presupuestario, la flexibilización monetaria con el manejo de bajas tasas de interés, la inyección de dinero por medio de préstamos o deuda externa, no pueden resolver el problema de la crisis, porque está no se desarrolla como dicen en términos globales por la débil demanda, sino se encuentra en la esencia del funcionamiento del capitalismo: la producción social y la apropiación privada, la explotación asalariada, la acumulación de capital, y el hambre insaciable de ganancias, que lleva a la caída de la tasa de ganancia y la sobreproducción de mercancías, y ante ello, no hay ninguna política gubernamental que pueda evadir la crisis, en el mejor de los casos las amortiguan.

En este marco después de la última crisis (2007-2009), la economía mundial no se ha recuperado, es decir, no ha tenido un auge o crecimiento sostenido, se ha mantenido estancada. Estados Unidos con un crecimiento alrededor del 2% anual, Europa y Japón a solo 1%; y las economías que pudieran oxigenar la economía mundial como Brasil, México, Turquía, Argentina, Sudáfrica y Rusia están estancadas o en franca recesión. Las enormes economías de India y China también se han desacelerado significativamente en el último año. Y ahora la cuarentena por el COVID-19 ha llevado a la economía China a un abismo.

En este contexto general México igual que la economía mundial esta a las puertas de la crisis. Y las causas de la próxima crisis no son “externas” al funcionamiento del capitalismo mexicano, sino se encuentran en su seno, caída de la tasa de ganancia, y la sobreproducción de mercancías mundial, como el petróleo, que va encadenado con las caídas de la bolsa de valores, la perdida en segundos de millones de dólares de los principales oligarcas del país, y por el papel neocolonial respecto al imperialismo norteamericano, la caída del peso frente al dólar.

AMLO-Morena tienen que dar confianza a la burguesía y señalar que a pesar del crecimiento negativo del PIB en México, el gobierno cuenta con diversos mecanismos financieros para “blindar” la economía como la línea de crédito abierta con el FMI, adelantar el gasto público en inversión, el fondo de 150,000 millones para estabilizar el presupuesto, el seguro adquirido para garantizar que frente a la caída del precio petrolero no se afecte el presupuesto público; pero lo cierto, es que todas estas medidas, no podrán evitar el desarrollo de la crisis, si acaso la retardaran un poco o la amortiguaran.

En estos momentos el escenario de la crisis está en su inicio, el detonante o expresión de la crisis puede ser  coronavirus encadenado a la caída de la bolsa de valores,  la caída del precio petrolero,  las ventas se derrumbaran, las cadenas de suministro se están interrumpiendo y con ello el comercio mundial lo está resintiendo, la rentabilidad caerá aún más, las compañías más endeudadas van a colapsar, y unos cuantos monopolios se fortalecerán, ello en cadena va afectar a los mercados crediticios y a los bancos, provocando un colapso financiero. Y todo el peso de la crisis recaerá sobre las espaldas del proletariado y los trabajadores, desempleo masivo, pandemia, nuevamente deudas impagables; ante este escenario para los comunistas pone en la agenda de lucha, la táctica y la estrategia, el problema de la revolución proletaria, como el principal problema urgente que no puede esperar para mañana o los tiempos electorales, la crisis debe ser aprovechada en el sentido de la revolución proletaria, de la acumulación revolucionaria de fuerzas, del proceso del Frente Único, contra el capital y los causantes de la crisis y miseria actuales.

Después de un letargo hoy  con la movilización de mujeres del 8 de Marzo, la huelgas de Notimex,  Chapingo, etc., nos anuncian un nuevo ascenso del movimiento de masas, que puede tomar formas organizativas superiores, elevación de las formas de lucha, porque la perspectiva, siempre y cuando la fundamos con el marxismo-leninismo, será no la confianza en que el cambio venga “desde arriba”, del gobierno que prometió cambio, pero que en realidad es una continuidad del neoliberalismo y del capitalismo depredador, que el cambio viene desde abajo, de la clase obrera, los trabajadores, los campesinos pobres, las mujeres, y la juventud revolucionaria, rumbo a la revolución proletaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *