Sobre lo que sucede en Baja California | Crisis económica y pandemia

En el marco de esta nueva crisis que azota al capitalismo, atravesada por la pandemia que evidencia con particular contundencia la incapacidad del sistema para resolver la sanidad general de la población, se muestran elementos que sacados de contexto aparentan ser “revelaciones” que descubren lo evidente. Así ha sucedido ante las denuncias sobre el desabasto de insumos médicos, condiciones de trabajo de los profesionales de la salud y material especializado para atender los caos de COVID-19.

Primero habría que hacer a un lado la fácil caracterización de “héroes” para el personal de salud, porque descontextualiza el problema, presentándolos como un sector desligado o por encima de la sociedad de clases. Las trabajadoras y trabajadores del sector salud, desde médicos especialistas, enfermeros, personal de intendencia, técnicos y administrativos están inmersos en las mismas penurias que la clase obrera, que precariza cada vez más sus condiciones de trabajo y de vida. Efectivamente hay una aristocracia médica de los hospitales privados e incluso un sector importante que mal atiende una parte del día a los pacientes del sector público mientras cobra a la vez en el sector privado a quien puede pagarles. Pero también hay una gran capa de médicos y enfermeros proletarizados que están sujetos a los vaivenes del capitalismo, trabajando en durísimas condiciones, prestando sus servicios a la industria de farmacias o apenas sobreviviendo por su cuenta.

Respecto a la falta de insumos, espacios y equipo especializado ante el COVID-19, no es un caso nuevo, es parte del desmantelamiento de la salud pública a lo largo de décadas. Esta crisis del sector salud se ha potenciado con la pandemia, pero data de hace muchos años con los procesos privatizadores y los recortes presupuestales. Además, este gobierno de la 4aT tampoco brillaba por su eficiencia, porque si bien es cierto que el origen es viejo, apenas hace dos meses enfrentaba el desabasto de medicamentos para niños con cáncer.

Como caso particular se ventila ahora la denuncia de un bufón de la televisión dando a conocer que no hay suministros médicos en un hospital del Seguro Social en Tijuana. Como si se tratara de un misterio descubierto. Porque en este marco está también la lucha interburguesa donde dos facciones de la oligarquía se disputan el poder, apoyando unos al gobierno federal y los otros “evidenciándolo”, así surgen los bufones, personajes de los monopolios de los medios de comunicación, del deporte-espectáculo, etc., que “promueven” acciones, llaman a donar y otras maniobras mientras que tratan de cotizarse en los mismos medios de comunicación.

Y frente al payaso, la actitud del gobernador de Baja California, el gringo Jaime Bonilla, hace aspavientos para aparentar atender el problema, pero su comportamiento real evidencia el desinterés por resolver de fondo los problemas de esa entidad y del sector salud en lo particular. Lo que está haciendo Bonilla en los hechos es administrar electoreramente en la coyuntura, aprovechando para presentarse como mandamás ante sus subordinados y repartir culpas; metiendo al mismo tiempo su propuesta para controlar el agua en la región. Así “enfrenta” la pandemia.

Ante todo, es una posición de clase, porque nada aportan los oligarcas y sus portavoces para mostrar lo que sabemos es un hecho. Por su parte la pequeña burguesía se muestra asustada y rasgándose las vestiduras, llamando a cadenas de apoyo y filantropía, pero ajena a la solidaridad y despreciando la lucha.

Los proletarios definimos claramente nuestra solidaridad de clase con los trabajadores de la salud, padecemos sus carencias y tenemos claro que solo podemos superarlas en alianza de todos los sectores de clase entre los asalariados, para luchar contra las políticas neoliberales abiertas o disfrazadas tipo 4T. Por eso precisamente los obreros de la maquila en varias ciudades del norte del país se han ido a paros laborales para defender su propia salud y exigir el pago de salarios, combatiendo la pandemia y al capital.

Fraternalmente

Partido Comunista de México (marxista-leninista)

Abril 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *