Revés al gringo Bonilla, en Baja California se rechaza aumentar el periodo de gobierno

Este 11 de mayo, la Suprema Corte de Justicia (SCJN) ha resuelto por unanimidad dejar el periodo de gobierno estatal en Baja California a dos años, como se establecía en la Constitución local y como se fue a elecciones en 2019, hechos que buscaron manipular desde la propia oficina del gobernador gringo Jaime Bonilla con maniobras, como compra de votos de diputados locales, cabildeos ante jueces federales y hasta el aval de la exministra Olga Sánchez Cordero; llegaron incluso a argumentar la pandemia para no tener elecciones el siguiente año. Pero tampoco hay que olvidar que en la manipulación estatal por aumentar el periodo a 5 años los diputados panistas estuvieron de acuerdo.
La disputa inter oligárquica se definió por zafarse esta polémica que perjudica contundentemente al partido en el poder ante el proceso electoral general del 2021. En este estado se renovará el Congreso, los cinco ayuntamientos y la gubernatura. Ahora con la resolución de la corte aceleran los movimientos para garantizar que los proyectos entreguistas se concreten, así se esta viendo echando la vuelta atrás en la promesa de municipalizar el agua, con lo que quieren avanzar en la entrega del líquido del estado a California, EEUU. Así también fue el actuar frente al COVID-19, protegiendo a la patronal de las maquilas y asegurando suministros para la industria armamentista y de otros ramos no esenciales en el extranjero
Por si eso fuera poco, justo el mismo día 11 de mayo se aprovecha el foco nacional en la SCJN para aprobar en el Congreso del Estado de Baja California la reelección consecutiva sin dejar el cargo para presidente municipal, regidor o síndico. La iniciativa fue de Morena a través del diputado saltimbanqui Juan Manuel Molina (que ha sido del PAN, MC, Morena). Ya desde días atrás preparaban la cortina de humo al catear una de las casas del ex gobernador panista Kiko Vega, obviamente sin encontrar nada.
El gobierno morenista de Bonilla, probado como antiobrero y antipopular es prototipo de la 4aT, pero tampoco se debe olvidar que sectores populares aún tienen confianza en este movimiento, por lo que esta derrota al actual gobernador favorece también la pelea de un sector de base al interior de Morena que ahí mantienen esperanza de cambio; la decisión de la Corte también fue por las contradicciones con su “amigo” Obrador. Los hechos siguen confirmando, el proyecto de la 4aT es endulzar el capitalismo, lo que necesitamos es irrumpir en las calles construyendo frente único con las propuestas impostergables de Asamblea Nacional Proletaria Popular y Huela Política General.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *