Breves internacionales: Bolivia y Francia

Golpe a los fascistas en Bolivia

   Con el triunfo electoral obtenido por las masas trabajadoras bolivianas, estas no deben prepararse a “conciliar” y “reconstruir” Bolivia con los fascistas, los representantes de la oligarquía financiera, los criminales-terroristas que asesinaron, reprimieron y persiguieron a quienes luchan contra la imposición de un régimen injusto, que destituyeron a Evo Morales, y que no pudieron cometer un fraude electoral, por el fuerte rechazo de las masas, para legitimarse y mantenerse en el gobierno. 

   Hoy, la derrota de los golpistas, el pueblo debe transformarla en unidad y movilización callejera, en desarrollar la fuerza obrera, campesina y popular, defendiendo cada conquista lograda; no ceder en los mínimos avances, que los fascistas buscan anular pactando con los oportunistas, los reformistas, socialdemócratas y pequeñoburgueses, llevando a la desmovilización y desorganización de las masas trabajadoras, para ir sucumbiendo al encanto de programas sociales paliativos o de la democracia burguesa del triunfo electoral, de la mayoría parlamentaria o de un presidente “popular”. Los proletarios deben pasar a la ofensiva, para defender su victoria, pero, sobre todo, profundizar los cambios hacia una Bolivia revolucionaria, que necesita rebasar los desgastados y decadentes caminos del capitalismo y su progresismo. 

   El cierre de filas contra los fascistas, debe ser, también, contra las posiciones que quieren seguir haciendo de Bolivia, laboratorio del progresismo, ensayo de alternancia democrático burguesa, escuela de lucha pacífica-electoral, todo enfilado a seguir negando y ocultando la necesidad revolucionaria de la transformación boliviana. Los proletarios bolivianos no deben aceptar que se les dosifique su existencia con paliativos pacifistas que han bañado en sangre su camino de lucha, amenazándoles como un peligro el camino de la violencia revolucionaria de las masas. ¡No! las masas deben abrir consciencia a este camino.

   Este triunfo electoral de las masas trabajadoras bolivianas, si no se defiende desde una perspectiva revolucionaria socialista y comunista, será un triunfo efímero, que hará resurgir, con mayor fuerza y virulencia la reacción fascista, que impondrá otro largo periodo de sombras al pueblo boliviano; si no se pasa a organizar y fortalecer la lucha de la clase obrera apropiándose de las minas, el litio y los demás recursos naturales de Bolivia; si no se fortalece la lucha de las masas campesinas-indígenas para que se respete la Wiphala y se preserve su riqueza cultural ancestral indígena; si se deja todo al parlamento y en el mismo ejército golpista la protección de lo poco conquistado, se estará dejando conscientemente la victoria en manos del enemigo. Por eso, hoy la fuerza triunfadora de los trabajadores del campo y la ciudad, debe estar desarrollada en la organización de asambleas de masas, que se vayan convirtiendo en el verdadero poder que imponga a la oligarquía, y al cualquiera de los países imperialistas, los intereses de los explotados y los oprimidos.

   Las masas bolivianas ya conocieron, las limitaciones y la naturaleza de clase del progresismo, que en 14 años solo administró eficientemente la riqueza en manos de la burguesía y mantuvo un Estado que controló y anuló la lucha de las masas. Ya conoció el papel nefasto del caudillismo, que anula la capacidad colectiva de los trabajadores, de decidir y tomar acciones, para transformar su realidad. El MAS sintetiza eso, además no confía, ni pretende desarrollar la capacidad organizativa y creativa de las masas para ellas mismas gobernarse, las masas campesinas-indígenas tienen ese potencial, pero ellos lo anulan. 

   El “progresismo” encabezado por el MAS, Evo Morales, y ahora Luis Arce, busca recomponerse tomando un segundo aire con esta victoria, pero será nuevamente un rotundo fracaso, porque seguirán con la misma política de hacer, de los proletarios bolivianos, una mansedumbre al capitalismo, y la burguesía sabrá agradecérselos quitándolos del gobierno cuando así lo considere. Por eso, hoy el pueblo boliviano debe hacer esfuerzos por darse una dirección proletaria revolucionaria que rebase a las fuerzas conciliadoras, reformistas, y entreguistas, y avanzar en construir un gobierno obrero, campesino-indígena y popular, que derrote a los fascistas y al capitalismo.

 

FRANCIA

   La información oficial francesa, señala que un hombre de origen afgano asesinó con un cuchillo a tres personas en una iglesia católica en Niza. La noticia destaca que fue un islamita con desordenes mentales. Para el imperialismo francés estos actos han sido un pretexto para exaltar el “terrorismo” extranjero y sobre todo de origen islámico que azota su país y para arreciar sus medidas anti inmigrantes contra poblaciones que se han desplazado a Francia en busca de mejores condiciones de vida y contra el pueblo francés que hoy padecen nuevamente el confinamiento forzado por su pandemia del Covid-19. Las políticas imperialismo de Francia en varias regiones del mundo ha sido responsable en parte de los desplazamientos en masa de proletarios de esas naciones a ese país, pero eso no se denuncia, aun cuando esa política imperialista ha causado millones de muertes al mantener el saqueo y atraso de esos pueblos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *