Se realizó el VIII Encuentro Nacional Por la Unidad del Pueblo Mexicano

El pasado 24 y 25 de octubre, se llevó acabo el VIII Encuentro Nacional por la Unidad del Pueblo Mexicano (ENUPM), en las instalaciones del Mercado Hidalgo en el estado de Puebla, sede de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre. Podemos decir, que es positivo el balance en el sentido de que hubo debate franco y abierto, en el que, por un lado, unos afirmaron que el VIII ENUPM debe ser ya una organización homogénea con una sola ideología, posición contraria al carácter unitario amplio del ENUPM, y al proceso de acumulación de fuerzas en general, de renuncia a los acuerdos tomados en los VII Encuentros anteriores, y la otra posición, que fue la de reconocer que en el ENUPM hay diferentes planteamientos tácticos con diferentes contenidos ideológicos, pero con coincidencias producto del debate de más de 3 años, que el VIII ENUPM es un espacio unitario más, de varios que existen, y aportan al proceso de acumulación de fuerzas, y que este debe saber concatenarse con otras esfuerzos de unidad como el Encuentro Nacional de Dirigentes, lo que implicó la ratificación de los resolutivos tomados en el VII ENUPM, y el reconocimiento a que el ENUPM no es un espacio homogéneo, por el contrario es un espacio de unidad en la acción, lo programático, táctico y estratégico.

Dentro de los acuerdos de plan de acción, se resolvió impulsar dos próximas jornadas de lucha contra el régimen y su política: la jornada de lucha de octubre a diciembre, por un presupuesto social y contra las medidas antipopulares ante la crisis y pandemia, y la jornada de lucha, de finales de enero a principios de febrero de 2021, por salud, alimentación, paz, trabajo y justicia, en el cumplimento de estas tareas centrales el proletariado y la masas populares ubicaran las posiciones correctas en los referentes del proceso general de Frente Único.

Un principio político, para avanzar y consolidar la unidad, es la defensa de los acuerdos colectivos por encima de los acuerdos de una sola organización, es decir, anteponer el interés colectivo por encima de los intereses individuales, sin la defensa de este principio, los ensayos de embriones de poder que se practiquen en diferentes referentes de unidad están condenados a la derrota y a la reproducción del oportunismo y caudillismo, propios del modo de producción capitalista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *