Aumento de la pobreza y la miseria

De acuerdo a la información difundida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en los últimos dos años el número de mexicanos que viven en situación de pobreza se incrementó de 51.9 a 55.7 millones de personas, lo que significa un aumento del 41.9 a 43.9% de la población nacional. Dicha institución mide la pobreza con 6 parámetros (1. rezago educativo, 2. acceso a los servicios de salud, 3. acceso a la seguridad social, 4. acceso a una alimentación nutritiva y de calidad, 5. acceso a los servicios básicos de vivienda, 6. calidad en los espacios de la vivienda). A 3 años de gobierno, las promesas de campaña de AMLO, cada vez se encuentran más lejos de ser cumplidas. La pobreza extrema también se incrementó de 8.7 millones de personas a 10.8 millones de personas. La pobreza extrema se define cuando hay más de 3 carencias de las 6 descritas anteriormente).-

Como siempre, en las conferencias matutinas AMLO, asegura tener otros datos, argumentando que las limosnas institucionales que entrega para estudiantes, adultos mayores, y personas con capacidades diferentes sacan a la población de la pobreza. Nada más falso, desde hace décadas los programas asistenciales de los gobiernos capitalistas no resuelven la miseria del pueblo, sólo convierten a los ciudadanos en clientes electorales, ello junto con la divulgación de un discurso populista para elevar sus niveles de aceptación relativa, a pesar de que, en la práctica siga siendo un gobierno tan neoliberal como los anteriores.

Hace poco el CONEVAL reporta que la pobreza laboral es del 38.5%, esto quiere decir que de 100 trabajadores mexicanos que reciben un salario, el 38.5 de ellos no pueden comprar ni siquiera la canasta básica. Peor aún persiste la diferencia entre los que ganan las mujeres y los hombres. En promedio un hombre gana al mes 4755.36 pesos y las mujeres 3803.92 pesos, es decir, que las mujeres ganan 20% menos que los hombres a pesar de que realicen el mismo trabajo. Peor aún si hombres o mujeres trabajan en un municipio con población indígena, ganan sólo el 50% de lo que ganan los trabajadores que laboran en un municipio que no tiene población indígena. Entonces queda claro que las limosnas institucionales no sirven, tampoco sirve tener trabajo si se basa en la explotación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *