Gustavo Salgado, a 3 años de su asesinato | ¡Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos!

¡Está muerto Gustavo Salgado! – Decían los fascistas y uno de los camaradas respondió – ¿Qué significa “está muerto”? ¿Sus ideales murieron? ¿La lucha que abanderaba murió? ¿los sentimientos revolucionarios que me hizo sentir murieron? Su cuerpo yace inmóvil pero su ejemplo de hombre valeroso, de comunista consciente viven y vivirán en el corazón del pueblo.

El 3 de febrero se cumplen 3 años del cobarde asesinato de nuestro camarada Gustavo Alejandro Salgado Delgado.

Desde su juventud se destacó por tener sembrada la semilla de la conciencia de clase, fue parte de la dirección de la UJRM, activista en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, inicio el trabajo de construcción del Frente Popular Revolucionario en Morelos, participante de La Otra Campaña; acompañó la lucha contra la lesiva ley de ingresos, solidario con el movimiento #YoSoy132, exigió la presentación de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. Por su activismo político, por mucho tiempo fue vigilado y hostigado sin que ello minara su convicción comunista.

Para muchos trabajadores locales y migrantes laborar en el estado de Morelos significa tener míseras condiciones de vida a cambio de unos cuantos pesos. Viendo la difícil situación de los migrantes los organizó para luchar por la tierra y tener espacios de vivienda dignos.

El día 3 de febrero Gustavo se trasladó a una reunión a El Chivatero Emiliano Zapata de Ciudad Ayala, donde permaneció hasta las 18:00 horas, siendo acompañado por los compañeros a la combi que lo transportaría a la carretera para tomar el camión urbano que lo traería de regreso a Ciudad Ayala, es en ese trayecto que en un primer momento es desaparecido.

Por la justeza de las luchas que encabezaba nuestro camarada el pueblo se encariño con las ideas revolucionarias lo que hizo que el mal gobierno y los caciques locales ordenaran a sus esbirros asesinarlo. Sus secuestradores y ejecutores están encarcelados pero sus autores intelectuales siguen libres impunemente.

El asesinato de Gustavo nos recuerda la lucha a muerte que se libra entre la burguesía y el proletariado, donde los hijos del pueblo derraman su sangre por un futuro donde no exista explotación ni miseria.

¡Que tiembles los burgueses! ¡Que tiemblen los caciques! Nos han asesinado a un camarada, pero sus ideas han impregnado entre el pueblo y la lucha comunista se fortalece. Y ahora los pueblos de Morelos y México exigen justicia para Gustavo, castigo a los autores intelectuales de su asesinato.

Ante la tumba de nuestro camarada caído en combate, los militantes revolucionarios juramos mantener viva la llama de la revolución proletaria. Juramos vencer a la burguesía e instaurar la dictadura del proletariado y el comunismo.

 

¡Gustado no murió, el Estado lo mató!

¡Gustavo vive en la lucha de los pueblos!

¡Unidad de todo el pueblo por la emancipación proletaria!

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Unión de la Juventud Revolucionaria de México

Frente Popular Revolucionario

Partido Comunista de México (marxista-leninista)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *