La “Cuarta Transformación” victimiza al sector cultural con las políticas de austeridad

De acuerdo al recorte presupuestal que se le dio al sector cultural, hace pensar que para la 4ª T, la cultura y las artes no es prioridad, ni mantiene importancia para el actual gobierno que se maquilla de izquierda y progresista, como lo ha manifestado Obrador en los discursos de cada mañana.

Hemos de recordar que durante sus campañas presidenciales que se desarrollaron el año pasado, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) contó con el apoyo de la comunidad artística y cultural, hoy en día este sector ha sido traicionado con un recorte al presupuesto dedicado a la cultura y las artes, argumentando lo que hasta ahora le ha venido funcionando “sus políticas de austeridad” y así mediatizar las críticas que se han manifestado en los medios de comunicación.

Cabe destacar que en tiempos recientes la senadora Jesusa Rodríguez criticó el financiamiento del Estado a artistas por medio de becas y propuso que deberían de desaparecer las becas destinadas a artistas ya que eran consideradas “un privilegio”. Si bien se sabe, las becas como el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) y otros han sido muy criticadas por artistas independientes ya que beneficia a algunos cuantos dejando a un lado a un gran número de artistas esperando beneficiarse de dicha beca, no hay alternativas que se planteen para el desarrollo artístico cultural.

Por otra parte, el escritor Juan Villoro manifestó que eliminar la beca FONCA era la persecución contra el talento, pero que si era necesario rotar las becas a otros artistas ya que había casos en que el beneficiario no aportaba nada novedoso al país y que era necesario beneficiar otras propuestas.

El Plan Nacional de Desarrollo solamente hace énfasis a la política cultural en una página, donde se menciona que la Secretaría de Cultura se “encargará de promover la difusión, el enriquecimiento y la consolidación de la vasta diversidad cultural que posee el país y trabajará en estrecho contacto con las poblaciones para conocer de primera mano sus necesidades y aspiraciones en materia cultural”. Sin embargo, no hay diagnósticos, programas, estrategias, presupuestos y objetivos a alcanzar, no hay que olvidar que durante la gestión de AMLO como jefe de gobierno de la Ciudad de México entre el 2000-2005 la Secretaría de Cultura local, sufrió una reducción de presupuesto.

Mientras se dan los recortes, los recursos e infraestructura han favorecido a intereses privados y religiosos, tal es el caso de la renta del Palacio de Bellas Artes a la “Luz del Mundo” que se presenció hace poco tiempo, por ello es necesario la organización de los trabajadores del arte y la cultura, para levantar las reivindicaciones de este sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *