Ínfimo crecimiento del PIB en México muestra serios problemas del capitalismo

El pasado 31 de julio el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, dio a conocer los indicadores del segundo trimestre de la economía nacional. Estos marcaron un 0.1% de crecimiento. Un país entra en recesión técnica cuando se registran contracciones de dos trimestres consecutivos del Producto Interno Bruto. Disminuye el consumo y la inversión.

Esta caracterización es parte del debate actual, la reacción dice que se debe a cómo se ha venido ejerciendo el gasto público y que lo mejor es regresar a la política económica ortodoxa aplicada por los neoliberales; el reformismo y el oportunismo, incluido Morena, dicen que lo más importante es cómo se ha venido ejerciendo el gasto público en programas sociales que” benefician” a los más pobres, y que la variable más importante en estos momentos es el” progreso”, que implica salarios, alimentación, el mejoramiento del consumo y nivel de vida de la población.

Lo cierto es que ambas argumentaciones están dentro del campo burgués, su discusión es cómo se debe ejercer el gasto público para evitar la crisis y generar mejores condiciones para elevar la tasa de ganancia y como consecuencia aumentar la explotación del trabajo asalariado.

Podríamos decir que la economía entra en recesión, pero lo cierto, es que esta caracterización es débil porque sólo describe la superficie de lo que realmente sucede en el funcionamiento de la economía capitalista mundial. Marx lo describe científicamente con el ciclo de la economía capitalista, este tiene como objetivo la valorización y acumulación de capital, nunca ha sido el mejoramiento de vida y trabajo de la población trabajadora. Las fases del ciclo capitalista son la depresión, la animación media, el auge y la crisis. Las crisis son soluciones violentas a las contradicciones del capitalismo.

Hoy con la entrada de México a un ínfimo crecimiento, destaca las dificultades que tiene el proceso de acumulación capitalista, dificultades que sólo una crisis económica de manera violenta puede solucionar temporalmente y hacia allá camina la economía nacional y mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *