Necesario cerrar el Palacio Nacional, para ser escuchados, atendidos por el gobierno de la 4ªT

El 29 de enero , los medios  comunicaron (Milenio), informaba que la Secretaría de Gobernación estaba tomada, que no habría actividades, ante el bloqueo de todos los accesos por parte del Frente Popular Revolucionario (FPR), la Coordinadora del Movimiento Amplio Popular, la Unidad Cívica “Felipe Carrillo Puerto”, la Comunidad de Tlacilalcalpan, el Frente Campesino Popular de Chiapas; es así como iniciaba la jornada nacional de lucha del combativo y disciplinado contingente y  con una cobertura importante de los medios de comunicación, que dicho sea de paso, nos puso en el ojo de la opinión de los sectores organizados y no organizados, lo que implicó más disciplina, más organización y mucha atención en la forma en cómo se iba desarrollando nuestro plan de acción, pues ante un mínimo error sin duda seríamos linchados mediáticamente. Seguido de la toma de los accesos de Palacio Nacional el 30 de enero, elevando las formas de lucha y organización ante el gobierno de la “4ª Transformación” (4ªT) para poder recibir respuestas favorables a nuestras necesidades inmediatas, con tiempo planteadas, de trabajadores del campo y la ciudad.

Efectivamente, concluimos esta jornada de lucha con la acción central convocada por el Encuentro Nacional de Dirigentes con una importante marcha el 31 de enero, en la que estuvo una buena parte del movimiento organizado: el Sindicato Mexicano de Electricistas, el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, el Sindicato de Trabajadores de la UNAM, la Unión Nacional de Trabajadores, Nueva Central de Trabajadores, El Campo es de Todos, los padres de los 43 normalistas desaparecidos, etc., de esto podemos afirmar que ante ya un año de gobierno de la 4ª T, está más clara la política neoliberal de AMLO, lo que nos ha permitido seguir caminando por la ruta de acumulación de fuerzas en contra del modelo económico que él representa.

Es positivo el balance de esta jornada de lucha, las organizaciones de masas del Partido han afirmado su disposición a la pelea en las calles por mejores condiciones de vida y trabajo, que hemos mantenido en alto las banderas rojas de la hoz y el martillo, antes, durante y después de la coyuntura electoral del 2018, porque seguimos forjando la unidad con nuestra táctica de frente único, no hemos caído en la dispersión y desmovilización a la que está llevando el régimen al pueblo y porque hay claridad de seguir luchando por un proyecto alternativo de nación, una nueva constituyente y un gobierno de obreros y campesinos pobres, que termine con las cuotas de sangre que se han pagado por las migajas que reparte la burguesía desde el gobierno y edifiquemos una sociedad del trabajo no explotado.

Saludamos los esfuerzos unitarios alcanzados por las organizaciones, como las tareas de organización y de lucha contra las reformas estructurales neoliberales, contra la violencia e impunidad y la militarización del país, que seguimos desarrollando y se expresarán en las siguientes movilizaciones a realizar: 8 de Marzo, 10 de Abril y 1 de Mayo, etc., en la perspectiva de construir la Asamblea del Proletariado y los Pueblos de México, en la perspectiva de la revolución y dictadura proletaria, del socialismo y comunismo científicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *