El Partido Comunista de México (m-l) realizó su Conferencia Nacional Ordinaria

La primera semana de diciembre de 2021, delegados comunistas, provenientes de las estructuras de base, dirección intermedia y dirección central del Partido Comunista de México (marxista-leninista) se reunieron para realizar el balance anual de su trabajo, así como para actualizar la caracterización de la situación actual (internacional y nacional), y en base a ella desarrollar su táctica general; pasar revista a sus fuerzas, y establecer las líneas generales de su Plan de Trabajo 2021, vinculado al Plan Quinquenal de Trabajo 2019-2023, dialécticamente unidos a la revolución proletaria.

En el plano internacional la crisis general del capitalismo se refuerza con crisis económicas con ciclos más cortos y de mayor profundidad. La crisis económica estallada en 2019-2020 se transformó, en 2021, en depresión económica, tendiendo a una nueva crisis, marcada por el encarecimiento de las materias primas, principalmente de los energéticos, y el crecimiento de la inflación. La pandemia ha servido para descargar el peso de la crisis sobre el proletariado y masas populares, además de representar una forma efectiva de desmovilización.

La crisis económica y las medidas capitalistas contra la pandemia reforzaron la tendencia a la fascistización a nivel mundial, frenando la movilización y las consignas antineoliberales, anticapitalistas, y anti sistémicas. Todo lo anterior profundizará las contradicciones entre el capital y el trabajo, entre explotadores y explotados y entre opresores y oprimidos, abriendo nuevos escenarios y un nuevo ascenso de la lucha de los proletarios, que los marxistas-leninistas insistiremos en organizar en el frente antimperialista y antifascista mu

ndial, a la par de cualificar la unidad y organización de los marxista-leninistas y sus partidos a partir de la CIPOML, y hacia su cualificación en Internacional Comunista.

A nivel nacional, en México la crisis económica de 2020 dejó la pérdida del 8.5% del Producto Interno Bruto (PIB), pero mientras para el proletariado y mayorías populares significó un aumento de 4 millones de nuevos pobres; para la oligarquía financiera, particularmente para los oligarcas afines a la “Cuarta Transformación”, significó el crecimiento de su fortuna en más de 35 mil millones de dólares. La reactivación de la economía en México no implicó un auge económico, ni menos aún, una recuperación de la perdida global del 8.5% del PIB en 2020, la cual es una perdida sostenida a fines del año 2021, por lo que, esencialmente nos mantenemos en una fase cíclica de depresión económica, con un alto nivel de desempleo de forma permanente, inflación, crecimiento de la miseria y depauperación, aumento de las muertes por enfermedades crónico degenerativas, pandemia y narcotráfico.

Lo anterior tiende al estallido de una nueva crisis y a la agudización de la lucha de clases. El régimen de la “Cuarta Transformación” (4T) encabezado por Andrés Manuel López Obrador es continuador de los regímenes oligárquicos anteriores, demostrando estar al servicio de un sector de la oligarquía financiera (El “Consejo Asesor Empresarial”, La Asociación de Bancos de México, Slim, entre otros) y ser enemigo de clase del proletariado y mayorías populares.

El movimiento de masas de oposición al régimen está en proceso de reactivación, y, estrechamente vinculado a él y a las masas, los comunistas marxistas-leninistas insistiremos en elevar las formas de lucha y las formas de organización, pasando de movilizaciones de unas horas o un día a jornadas de lucha unitarias de varios días, hasta las jornadas unitarias de lucha de varios días, a los paros nacionales y huelgas políticas nacionales.

Seguiremos elevando las formas organizativas, pasando de coordinaciones y frentes unitarios, hacia una gran Asamblea Nacional del Proletariado y los Pueblos de México, como órgano de insurrección y de nuevo poder del proletariado y las mayorías populares. Continuaremos luchando junto a los explotados y oprimidos por salud, vida, pan, paz, trabajo y justicia, vinculando estas exigencias a las consignas políticas de ¡Ni régimen oligárquico de la 4T, ni derecha fascista-golpista! ¡Por un régimen de los obreros y campesinos pobres! ¡Ahora es por la revolución proletaria!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *