Posición del Frente Popular de la Ciudad de México Sobre las Elecciones Presidenciales del 2018

1) Para las organizaciones que reivindicamos la lucha por el socialismo, y tratamos de orientar
nuestra acción y línea política con la teoría del marxismo y con base en las experiencias
históricas de lucha del proletariado y de los pueblos por su emancipación, la participación en
las elecciones burguesas dentro de los marcos del capitalismo es un asunto de orden táctico,
es decir, que en algunos casos es correcto participar y en otros casos no.
2) La decisión de participar o no en las elecciones burguesas depende de las condiciones
concretas en las que se realicen, de las posibilidades reales de utilizar esta forma de lucha -la
lucha electoral- para hacer avanzar al movimiento en su conjunto hacía nuestros objetivos
políticos estratégicos y concretamente hacia el establecimiento de un gobierno obrero
campesino y popular en México que nos permita sentar las bases para avanzar hacia la
construcción del socialismo.


3) Para la mayoría de las organizaciones que integramos el FPCM, ninguno de los partidos
registrados nos representa, ya que no se proponen establecer en México un régimen
democrático y popular ni construir una sociedad socialista. Los programas y líneas políticas de
los actuales partidos registrados no coinciden con el programa de transformación nacional de
nuestras organizaciones, pues no se proponen llevar a cabo un cambio revolucionario y de
fondo de la situación de sobrexplotación y despojos neoliberales hacía los trabajadores, el
pueblo y la nación, por lo que consideramos que mientras no exista un partido revolucionario
ni candidatos de los trabajadores con la capacidad suficiente para conducir un proceso
electoral de transformación política nacional revolucionaria, este cambio de fondo difícilmente
podrá realizarse, por lo tanto, uno de los objetivos en esta coyuntura electoral consiste
precisamente en elevar la conciencia y la organización política de los trabajadores y del pueblo
y acumular fuerzas para la transformación revolucionaria de la sociedad, antes, durante y
después de las elecciones.
4) Hoy existe una amplia inconformidad popular y un fuerte desgaste del régimen ilegitimo
encabezado por Enrique Peña Nieto y representado por los partidos del “Pacto por México”,
que nos hace prever la posibilidad de que nuestro principal enemigo, la gran burguesía
neoliberal en el poder pueda sufrir una derrota en las elecciones presidenciales de 2018, por
lo que vemos conveniente y necesario participar políticamente en este proceso electoral. A
diferencia de las pasadas elecciones federales realizadas en junio de 2015, en donde la
mayoría de las organizaciones del FPCM impulsamos la táctica de boicotearlas a través de
impedir su realización con el apoyo de las masas, y llamando a la ciudadanía a la abstención
activa, adhiriéndonos así al llamado que hicieron las madres y padres de los 43 estudiantes
normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, hoy el FPCM considera necesario enfilar nuestros
esfuerzos para contribuir en la derrota electoral del bloque neoliberal en el poder.
5) Por lo tanto y en primer lugar, coincidimos en promover el apoyo activo al registro de la
candidata independiente del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, del Congreso Nacional
Indígena y del Consejo Indígena de Gobierno a la Presidencia de la República, María de Jesús
Patricio Martínez, en la medida que representa a un sector importante de la sociedad mexicana
que se opone al sistema político imperante, al modelo económico neoliberal y que forma parte
de la izquierda anticapitalista e independiente de nuestro país. Por lo tanto, vamos a
solidarizarnos con ella recabando firmas para lograr su registro legal, sin que ello implique
necesariamente llamar a votar por ella.
6) Consideramos inconveniente que las organizaciones que actualmente estamos integradas en
el Encuentro Nacional por la Unidad del Pueblo Mexicano (ENUPM), intentemos llamar a votar
como ENUPM por candidatos concretos y específicos a los puestos de elección popular que
van a estar en juego en las elecciones federales y locales del 2018: Presidencia de la
República, gobernadores, senadores, diputados federales y locales, presidentes municipales,
alcaldes y concejales, pues además de la imposibilidad para lograrlo, por la múltiple diversidad
de posiciones existentes en su seno, en lugar de fortalecer la unidad del ENUPM lo pueden
dividir, por lo que debe dejarse en libertad de cada organización asumir la posición concreta
que considere más conveniente al respecto.
7) Por consiguiente, más que llamar a votar por candidatos específicos, el ENUPM debe aprobar
un programa político, democrático y popular, de transformación nacional, para difundirlo
ampliamente entre la población, para que lo hagan suyo los trabajadores y el pueblo y con el
objetivo de ir más allá del proceso electoral. Este programa puede contener, entre otros, los
siguientes puntos: La Derogación de las Reformas Estructurales; El Decreto a la Moratoria al
Pago de la Deuda Externa, destinando dichos recursos al gasto social y la inversión productiva
para reactivar el mercado interno; La Democracia Económica a través de un Modelo Contrario
al Neoliberal; La Nacionalización de la Banca; La Prohibición de la Concentración de Grandes
Capitales en Perjuicio del Pueblo; La Convocatoria a un Nuevo Constituyente electo
directamente por los ciudadanos; La Libertad de Todos los Presos Políticos; El Castigo a los
Responsables de la Desaparición Forzada y Demás Crímenes de Estado contra el Pueblo; La
Revocación de Mandato de Todos los Puestos de Elección Popular; La Eliminación de los
Falsos Sindicatos de Protección Patronal; La Supresión del outsourcing y demás Sistemas
Laborales que Socavan los Derechos de los Trabajadores; El Decreto de Incrementos
Sucesivos y Generales de Salarios para recuperar la pérdida del poder adquisitivo de los
trabajadores en 34 años de neoliberalismo; La Sustitución de las Policías Corruptas y Fuerzas
Armadas con Policías Comunitarias; La Creación de Tribunales Populares para juzgar a
delincuentes y corruptos de todo tipo; y El Cumplimiento Cabal de los Acuerdos de San Andrés
y del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.
8) Proponemos llamar a la población a no emitir ningún voto en favor de los partidos que firmaron
el Pacto por México (PRI, PAN, PRD, PVEM y PANAL) ya que con ello, además de haber
avalado la imposición de Peña Nieto en la Presidencia de la República en las elecciones de
2012, avalaron la imposición de las reformas estructurales, particularmente las reformas
laboral, educativa y energética. Proponemos que el ENUPM asuma y difunda durante todo el
proceso electoral las consignas ¡Ni un Gobierno Neoliberal más! ¡Ni un Voto a los Partidos que
firmaron el Pacto por México! ¡Por un Programa Democrático y Popular! y ¡Por un Gobierno
Obrero, Campesino y Popular!
9) Finalmente, consideramos necesario impedir un nuevo fraude electoral del bloque neoliberal
en el poder y una nueva burla a la voluntad popular, por lo que proponemos que el Encuentro
Nacional por la Unidad del Pueblo Mexicano impulse un movimiento político y social de carácter
nacional organizado contra el fraude; que llame a conformar comités populares y ciudadanos
que luchen por un nuevo régimen, por un programa democrático y popular y por el respeto de
la voluntad popular, apoyándonos sobre todo en la juventud que demostró su generosidad
durante los sismos de septiembre, así como su aspiración natural por un cambio del rumbo del
país diferente al del régimen político actual; todo ello en alianza con las fuerzas sociales, civiles
y políticas que nos oponemos a que una vez más se violente la voluntad del pueblo y se vuelva
a imponer un gobierno de la gran burguesía neoliberal el próximo 1 de julio de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *