Vigencia del pensamiento de Engels a 200 años de su nacimiento | Por estos días

Para la militancia marxista leninista y revolucionaria la vida del camarada Federico Engels, constituye un referente obligado a conocer, estudiar y desarrollar; constituye además un ejemplo de militancia consecuente teórica y práctica que estuvo en las batallas del proletariado con el objetivo histórico de contribuir al desarrollo de la revolución comunista.

Federico Engels emergió de la clase burguesa alemana en su origen, pues su padre era un explotador de los obreros textiles y conservador por su pensamiento religioso, que sobre Engels intentaron influir para convertirlo a él en un capitalista, sin embargo, este origen de clase no influyó, ni las ideas religiosas, más bien luchó contra ellas por eso se hizo comunista. El contexto social de su vida familiar le sirvió a Engels para que descubriera y entendiera la realidad de los trabajadores, sus sufrimientos y penurias, como sus aspiraciones más nobles, que los patrones y la religión les negaban. Eran los inicios del capitalismo y ya este se presentaba con toda su naturaleza depredadora contra la humanidad de los proletarios y la cual el joven y después maduro Engels se negaba y rechazaba, pero aún más, se proponía transformar radicalmente, posición que convirtió en convicción y en principios hasta los últimos días de su vida.

El pensamiento y acción revolucionaria que asumió Engels lo colocó fuera de la comodidad de la vida burguesa o de la falsedad de la visión religiosa, significó optar por colocarse al lado de los proletarios y enfrentar al capitalismo, no solo criticarlo y rechazarlo sino destruirlo, buscando y elaborando las herramientas teóricas y prácticas para lograrlo. Engels finalmente tomó el camino por la revolución proletaria, camino que hoy sigue negándose usando su nombre, cuando el fue claro, contundente e irreconciliable con el capitalismo.

A Engels le tocaría vivir los primeros años de desarrollo del capitalismo a nivel mundial, particularmente en su país. El feudalismo en ese tiempo daba sus últimos estertores con las revoluciones en Europa a que se desatarían por ese tiempo para dar paso al nuevo sistema resultado del desarrollo de las fuerzas productivas, el nuevo modo de producción expoliador de la clase obrera. Y en Alemania (en ese tiempo) eso tenía su impacto que los feudales rechazaban en darle entrada y los estrenados capitalistas en defenderlo, elaborando las justificaciones teóricas y tomando las medidas prácticas más crueles para sostenerlo, a través de su Estado burgués.

Esos radicales cambios en otros países se convertían en teoría que se diseminaba por el mundo dando cuenta del curso de la verdadera historia, la de la lucha de clases. La teoría en la economía, en la política y la filosofía idealistas se ahogaba en sus contradicciones por explicar y dar respuestas a los cambios y a los nuevos problemas del mundo, la naturaleza, la humanidad y la sociedad, que traía ese nuevo rumbo de la sociedad de clases. Pero a esta teoría e ideología idealista le aparecía con fuerza su contraparte la teoría materialista dialéctica, la ideología del proletariado, en la que Engels sería uno, al lado de Marx, de sus creadores y defensores.

Esta teoría entonces no solo aparecía con Engels, sino que este la desarrollaría como resultado de lo más avanzado del pensamiento proletario, que se correspondía a lo más evolucionado de la ciencia y de las fuerzas productivas. La concepción materialista y dialéctica consecuente, lleva necesariamente a la conclusión que el mismo Engels descubrió y siguió desarrollando, a la revolución comunista.

Encontró en Hegel, los elementos más desarrollados en filosofía, que le permitieron comprender mejor las contradicciones de su época y las que son motor de la historia, las que el capitalismo encierra. Este conocimiento le dio más claridad y firmeza a su pensamiento materialista.

Así se hizo militante hegeliano sabiendo las limitaciones de este pensamiento, como de las deficiencias de la izquierda que agrupaba las ideas del filosofo alemán, del otro lado estaban también los que representaban la parte reaccionaria y encontraban en los planteamientos hegelianos razón a sus ideas para preservar el sistema. También Engels reconocía en Ludwig Börne un militante por la justicia y la libertad. Engels en ese sentido fue desarrollando una militancia con las ideas que se perfilaban en la concepción materialista y lo acercaban cada vez más a la acción revolucionaria, una militancia con miras muy avanzadas y definidas con claridad. Así actuaba en los hechos, escribía las criticas más duras y contundentes contra el régimen de la sociedad capitalista alemana y en general, de la formación de la sociedad burguesa, distinguiendo en ese proceso el papel de los proletarios.

Federico Engels fue haciéndose activo militante de las ideas revolucionarias actuaba al lado de los más avanzados y críticos pensadores, aprendía de ellos y llegó a organizarse con estos para no solo teorizar sino para dar pasos prácticos que fueran congruentes con estas ideas, que no solo quedarán en el papel o en el decir. Ahí estaban Bruno y Edgar Bauer, Max Stirner, Karl Cobain y fue finalmente con Karl Marx, uno de los más destacados de estos pensadores y dirigentes, con quien encontró esa militancia que se necesitaba.

Antes de llegar a Marx, Engels ya había sido influenciado por Ludwig Feuerbach, con la teoría materialista de la religión que este escribió, lo que le fue reafirmando su formación atea y materialista, como el mismo se definía: “un joven autodidacta en filosofía, con conocimientos suficientes para formar una convicción personal limitada y que podía defender si era necesario”.

El paso de F. Engels por Inglaterra fue determinante para sus ideas políticas, para su desarrollo teórico y su convicción revolucionaria, para su militancia materialista porque ahí conocería las entrañas del sistema de explotación asalariada más desarrollado del mundo, el modo de producción capitalista. Esto lo expresa en particular en su libro: “La situación de la clase obrera en Inglaterra”, donde deja claro que el funcionamiento del capitalismo que existe a costa de la existencia del proletariado, que será este quien lo sepulte, lo transforme. En su estancia en ese país convive con los obreros ingleses, conoce directamente la miseria de estos y su sufrimiento, pero destaca también la lucha de su movimiento obrero y es aquí donde descubre el potencial que este representa y su papel histórico para la transformación revolucionaria. El movimiento cartista de los obreros de Inglaterra le aportó más elementos que reforzaran su planteamiento sobre el proletariado, como la clase revolucionaria moderna. Participó en las actividades del movimiento obrero, conoció a sus dirigentes y se acercó al ala izquierda de este y escribió en su publicación “La Estrella del Norte”. Estuvo cerca de los partidarios del socialista utópico Roberto Owen y contribuyó en su periódico “El Nuevo Mundo Moral”.

Y así en estas trincheras Engels va desarrollando su concepción con lo que va constituyendo la ideología socialista científica del proletariado y su militancia con la lucha obrera. Y es en la actividad política donde fusiona su pensamiento teórico, sus bases científicas materialistas. Los pasos organizativos de su actividad política están en gestación concebidos estos en la experiencia vivida con el movimiento obrero con el que militó.

Engels se va haciendo un militante consecuente de las ideas más científicas que van conformando lo que más adelante sería el socialismo científico. En esta búsqueda, en la critica, en el debate se encontró con Marx, coincide con él en los planteamientos teóricos que hiciera desde los hegelianos de izquierda, en la critica a las posiciones de estos respecto a la revolución social como único camino para los cambios políticos, para la transformación económica.

Engels es un militante por la libertad, por la revolución proletaria, por el socialismo y el comunismo. Defiende y desarrolla la filosofía materialista dialéctica, sin conceder al idealismo filosófico disfrazado de religión. Esto lo acerca también a Marx, y a hacer militancia más organizada y amplia en la Liga de los Justos y después en la Liga de los Comunistas. Esta militancia que va construyendo Engels es la que lo hace camarada de Marx quienes después juntos desarrollan obra tanto teórica como práctica, que aterrizan en la organización para la lucha. En ese sentido Engels se destaca dando continuidad a la organización de los proletarios con la construcción de la II Internacional, en la que también es su dirigente.

Engels es un militante en el sentido de pertenencia de las ideas y la práctica revolucionaria, en la ideología y organización comunista. Formó parte de círculos obreros, círculos socialistas, construyó círculos y los dirigió hasta antes de la construcción de las dos Internacionales círculos en los que difundía las bases del socialismo científico y combatía al utopismo y al anarquismo, presentes en el movimiento obrero.

Federico Engels es un militante de la ciencia en general y de la ciencia proletaria del marxismo, del socialismo científico, por sus aportes y su actividad política. Marx es uno de lo primeros en destacar esta cualidad de Engels al reconocer la obra teórica de este: “Esquema de una critica de la Economía Política”, que establece los principios gener

ales del Socialismo Científico”. Lenin también en su oportunidad ya señalaba que Engels y Marx constituían ejemplo de dos pensadores militantes que dejaron un valioso legado a la clase obrera europea.

Las obras de Engels mantuvieron esa conciencia militante en su contenido, porque mantuvo, defendió y desarrolló su concepción materialista y esto lo muestra de manera consistente el Manifiesto Comunista, que elaboró con Marx. Esta obra le dio un giro determinante a la definición militante que desarrollaba Engels –y que se usa actualmente en la actividad política sobre todo revolucionaria, comunista marxista leninista-, porque ya hay una definición explicita de quien es y quien no es un militante comunista. El Manifiesto es la primera –vigente todavía- forma organizada de los comunistas, que pasarían a organizarse en su Partido, es el programa de acción para acabar con el capitalismo mediante la revolución comunista. Esta obra la defendió Engels hasta el final y con ella combatió las desviaciones y demás posiciones contrarias o distintas al marxismo. Esta obra solo ratificó, pero de manera más desarrollada su militancia comunista, su organización en el Partido de la clase obrera.

Es de destacar otra parte de la militancia de Engels, y es su práctica siempre solidaria con su camarada de armas Marx y con su familia, a quienes apoyo materialmente para su sostenimiento y que debido a esa práctica comunista Marx pudo realizar sus actividades revolucionarias.

Una muestra más de la militancia comunista de Engels, es la labor que asumió de completar y concluir la obra de El capital que Marx iniciará y que no terminaría por morir antes de hacerlo. Después de la muerte de Marx, el Camarada Engels demostró la identidad de sus ideas comunistas con las de Marx, la afirmación científica de su trabajo teórico en dicha obra. Esta obra por los dos realizada desde el inicio, -Marx consultaba todo lo que hacia con Engels- constituye una muestra del socialismo científico que ambos desarrollaron.

Engels y también Marx constituyen el tipo de científicos, de militantes comunistas, de seres humanos que sigue necesitando el proletariado para luchar contra el capitalismo, organizar la revolución comunista y construir la sociedad socialista y comunista.

 

Han transcurrido más de 200 años de dominio del capitalismo como forma de vida sobre la humanidad. Extenso fue el tiempo que transcurrió para superar los anteriores estadios al capitalismo, desde el comunismo primitivo, pasando por el esclavismo, el feudalismo. Con el capitalismo, este proceso parece prolongarse, pero debemos tener claro que este no llegó para quedarse, su paso es temporal y además doloroso, como lo fueron los otros para las masas trabajadoras de ese tiempo y ahora lo es para los proletarios, pero esta situación los mismos esclavos modernos terminarán con ella y los será con la intervención consciente y revolucionaria, mejor organizada de ellos.

En la actualidad, la importancia histórica de Engels entre la mayoría de las masas trabajadoras es desconocida. Este desconocimiento de su obra, como la del camarada Marx, no se conoce por la actuación consciente de la burguesía que ha ocultado, negado y tergiversado a lo largo de la historia la obra revolucionaria de ambos, el socialismo científico. La burguesía tiene un miedo inmenso e intenso a perder sus privilegios, su vida parasitaria, que terminen con ellas los proletarios mediante la revolución por eso buscan enterrar a Engels y a Marx.

Por eso a 200 años del nacimiento de Engels su obra y su defensa comunista revolucionaria debe ser contundente y tener continuidad en la actividad política cotidiana, en la lucha de las masas.

En ese sentido Engels fue uno, junto con Marx, que, sin prejuicios de clase, desde la Economía Política, científicamente demostró el papel del capitalismo, su inició y su fin como sistema, como resultado de las leyes que rigen a este, por encima de las voluntades de ellos mismo y los deseos justos de los proletarios.

Hemos de decir que la clase obrera más avanzada y sus organizaciones saben y difunden la gran obra de F. Engels. Pero además el oportunismo el reformismo y el r

evisionismo, enquistados en el movimiento obrero, como peones de la burguesía, han hecho el sucio papel de apartar de las masas a uno de sus mejores dirigentes revolucionarios que le ha dado la historia. Esta celebración del bicentenario también es un buen momento, como lo hemos hecho siempre, de colocar en su mente y acción de los proletarios la obra de este gran comunista, contra toda la propagada anticomunista desatada

Es parte y resultado de la lucha de clases celebrar los 200 años de su nacimiento, para mostrar la vigencia de su obra, al lado de Marx. Para combatir la campaña en su contra desde distintos ángulos en la que se desarrolla, como por ejemplo negarle la coautoría de “El Capital”, o negarle la continuidad de la obra de Marx y del socialismo científico que desarrolló después que murió Marx, o como por ejemplo cuando intentaron usar el nombre de Engels los socialdemócratas alemanes para justificar prácticas contrarias al mismo Engels, tratando de arrástralas al oportunismo, tergiversándolas, -“sugiriendo que Engels estaba de acuerdo con el pacifismo y el legalismo que promovían al interior de ese Partido, a las que se opuso y combatió”.

Hoy todavía varios ajustan a Engels en las diversas variantes del oportunismo, por ejemplo, del trotskismo, el revisionismo y el maoísmo, para defender la política burguesa al seno del movimiento obrero, como lo señalaba Lenin. En la II Internacional en la que Engels contribuyó en construir y dirigir degeneró en oportunista cuando Lenin llegó a ella, por lo que tuvo que romper con ella.

Estos problemas entre otros planteados como parte dentro del movimiento parecieran que hacen imposible la materialización del socialismo científico, sin embargo son necesarios, son las contradicciones dialécticas del proceso revolucionario y se resolverán dialécticamente en esta lucha de clases.

Engels habría dicho que el marxismo -reconociendo el peso de Marx- es la teoría revolucionaria, la base fundamental del socialismo científico, en la que él contribuyó, sin embargo, seguirán apareciendo “nuevas” teorías muy ajenas a su obra, que se presentarán como enriquecedoras de este, por lo que debemos estar vigilantes y seguir combatiendo su deformación y mantener su filo revolucionario. Cuestión que debe seguir siendo parte de la lucha ideológica para depurar al socialismo científico de esos elementos antimarxistas.

No toda la humanidad tiene la capacidad de enriquecer al marxismo y al socialismo científico, la enriquecerá lo más avanzado del proletariado, una parte la pequeña burguesía intelectual revolucionaria. Por eso como proletarios, como marxistas leninistas nuestro compromiso será proseguir y enriquecer su obra revolucionaria sin separarla de la Marx tanto ideológica como políticamente, como con la obra de Lenin y Stalin, como continuadores de él y el marxismo.

Sobre la base del socialismo científico que Engels definiera, junto con Marx, es como podremos contribuir a la transformación revolucionaria y plantea como necesario: el papel como sujeto histórico revolucionario de la clase obrera, la construcción del Partido marxista leninista, la revolución comunista, la dictadura del proletariado, la edificación del socialismo y el comunismo. Esto no solo es una repetición es un fundamento frente a la actualidad capitalista, la que solo ha cambiado su forma pero que existe sobre la base que Engels descubriera junto con Marx. Sigamos la obra y ejemplo de Engels porque significa enterrar al capitalismo-imperialismo, con el proletariado en revolución.

 

Fraternalmente

¡Proletarios de todos los países, uníos!

Partido Comunista de México marxista leninista

 

 

Ciudad de México, 28 de noviembre de 2020

 

Posicionamiento realizado el 28 de noviembre durante el evento de los 200 años del natalicio de Federico Engels en la Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *