Leyendo a los clásicos | Sobre la Comuna de París

La Comuna de París fue el resultado de una serie de hechos históricos internacionales y locales que se fueron concatenando y desembocaron en esta gesta histórica del proletariado parisiense. Varios de esos hechos fueron las revoluciones que se desarrollaron desde 1848, que marcaron el final del feudalismo, las monarquías absolutistas y el inicio del capitalismo, del poder burgués. Fueron los movimientos revolucionarios que configuraron las naciones que en su mayoría conocemos hoy en día y las primeras participaciones del movimiento obrero.

     Estas revoluciones empezaron en Francia y se extendieron en Europa. Eran las muestras del pujante desarrollo de las fuerzas productivas, de la aparición de la industria, de los avances de la ciencia y la técnica que iban imponiendo los cambios que negaban lo anquilosado del viejo feudalismo, que se resistía a morir, representado por la nobleza, que a pesar de las revoluciones, lograron mantenerse un tiempo más, pero la fuerza material de este desarrollo los rebasó y sucumbieron por la revolución. En ese contexto participaron Carlos Marx y Federico Engels, sistematizando, sintetizando y representando la necesidad del naciente proletariado, su papel como la clase productora de la riqueza y su misión histórica de emancipación política, económica, e ideológica. Fueron ellos quienes descubrieron y mostraron la fuerza del proletariado y su papel en el capitalismo, también exhibieron al capitalismo como un sistema temporal en la historia. El naciente capitalismo a nivel mundial mostró su naturaleza inhumana, destructiva, como dijera Marx, nació chorreando sangre por los poros.

     La Comuna de París, inició y terminó en sangre cuando los proletarios se insurreccionaron contra sus explotadores, los capitalistas, para sacudirse de su yugo, instaurando con La Comuna una primera forma rudimentaria de poder proletario, la respuesta de los patrones, de los propietarios de los medios de producción, fue asesina y sanguinaria, resolvieron masacrarlos para mantener su esclavitud asalariada, esa masacre incluyó niños, … “peligrosos” niños que fueron brutalmente asesinados … para que la semilla de la conciencia por la libertad no germinase, la represión de la burguesía a la Comuna fue un gran genocidio contra la clase obrera y el valiente pueblo comunero de Paris. 

     Engels en la introducción a la Guerra Civil en Francia, escrita por Marx, escribe: “Después del domingo de Pentecostés de 1871, no puede haber paz ni tregua posible entre los obreros de Francia y los que se apropian el producto de su trabajo. El puño de hierro de la soldadesca mercenaria podrá tener sujetas, durante cierto tiempo, a estas dos clases, pero la lucha volverá a estallar una y otra vez en proporciones crecientes. No puede caber duda sobre quién será a la postre el vencedor: si los pocos que viven del trabajo ajeno o la inmensa mayoría que trabaja. Y la clase obrera francesa no es más que la vanguardia del proletariado moderno”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *