Leyendo a los clásicos | El 138 aniversario luctuoso de Carlos Marx y la Comuna de París. Segunda parte.

Marx, principal redactor de los manifiestos, orientados por la Internacional de los Trabajadores, plasmaría muy puntual y profundamente el papel del proletariado, su lucha y organización como Estado de dictadura del proletariado durante el corto periodo de su conquista política del poder en la Comuna de Paris en 1871. En un párrafo de uno de esos manifiestos describiría cómo se organizaba el nuevo poder proletario: “París, sede central del viejo poder gubernamental y, al mismo tiempo, baluarte social de la clase obrera de Francia, se había levantado en armas contra el intento de Thiers y los “rurales” de restaurar y perpetuar aquel viejo poder que les había sido legado por el Imperio. Y si París pudo resistir fue únicamente porque, a consecuencia del asedio, se había deshecho del ejército, sustituyéndolo por una Guardia Nacional, cuyo principal contingente lo formaban los obreros. Ahora se trataba de convertir este hecho en una institución duradera. Por eso, el primer decreto de la Comuna fue para suprimir el ejército permanente y sustituirlo por el pueblo armado”.

     En estos manifiestos de Marx y la Internacional, se puede encontrar el análisis, las conclusiones y proyección histórica que tendría la Comuna de París para el proletariado en su emancipación de las cadenas del capitalismo. 

     Fue así como Marx estuvo presente, en esta obra histórica del proletariado mostrando y dirigiendo los acontecimientos como un jefe revolucionario en la Comuna de París, en la que como en esta y otras acciones dedicó grandes y sobrehumanos esfuerzos para acercar cada vez más el día de la liberación definitiva de la humanidad esclavizada por el capitalismo. Sacrificios que asumió y que significaron graves estragos en el decidido y convencido ser de Marx que lo llevaron a padecer enfermedades que le fueron minando su existencia hasta vencerlo con la muerte el 14 de marzo de 1883, pero que lo ponen vivo y vigente hoy frente a nuestra actual existencia proletaria que sigue luchando contra el mismo enemigo contra el cual luchó Marx.  

     Marx y Engels, daban seguimiento a los procesos revolucionarios y con ello confirmaban sus tesis teóricas y los hechos de esos procesos se convertían en una experiencia que iría fortaleciendo la perspectiva histórica de emancipación con la que estaban comprometidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *